Tell Magazine

Agenda » Arte

EDICIÓN | Junio 2017
Cultura para todos

Desde 1992, los creadores en Chile tuvimos que aprender a convertir nuestros sueños en proyectos. Definir objetivos claros, públicos, cronogramas y reflexionar sobre el impacto que este vértigo que significa idear una obra, podría tener en los espectadores.

Así, nuevos conceptos se fueron incorporando a nuestro quehacer diario, formalizando lo que es intuitivo ¿es bueno esto?, ¿es malo?

La idea de convertir al Estado en un mecenas trajo consigo un aprendizaje que sin lugar a dudas, tiene de dulce y agraz. Por una parte, nos dimos cuenta de que somos capaces de verter en un documento todas las imágenes que se vienen a nuestra mente cuando surge la obra desde nuestro imaginario. Cada uno desde su vereda busca genuinamente “apoyar el desarrollo de las artes, la difusión de la cultura y la conservación del patrimonio cultural de Chile”, que es la principal premisa del Fondo Nacional para el Desarrollo Cultural y las Artes.

De pronto nos vimos obligados a cotizar, generar presupuestos y evaluar con números lo que buscamos provocar. Y aunque muchos se resistan, tampoco se puede negar que esta estructura visibilizó de cierta forma la gran cantidad de artistas sin recursos que durante años hicieron el ejercicio de buscar recursos, invertir ahorros y hacer hasta lo imposible por convertir en realidad lo que solo existe en un plano menos concreto, pero no menos trascendente.

Parece un obstáculo inmenso, pero se puede superar. Es el momento de concretar y la buena noticia es que todos pueden hacerlo.

Quizás unir calculadora y obra artística no parece compatible, pero a veces, vale la pena el esfuerzo. Es tiempo de gestionar. Vamos que se puede.

OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+1+7   =