Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Junio 2017

En un lugar frío

Por Marcelo Contreras
En un lugar frío

Cuando fue publicado, el 16 de junio de 1997, en Inglaterra —casi un mes antes en Japón y quince días después en EE.UU.—, Ok Computer de Radiohead hacía eco de una época en que Internet se expandía en los hogares, y la gente se enfrentaba por primera vez a la posibilidad de seleccionar sus propios contenidos sin necesidad de compartir pantalla con nadie más, solo tú y el computador. Fue el último trabajo del quinteto inglés que tuvo como eje la configuración tradicional guitarra, bajo y batería en composiciones de estructura formal. Los siguientes discos hasta hoy se tornaron áridos y distantes para los enamorados de sus primeros títulos. 

Las canciones de este álbum que suele ser comparado con lo mejor de la producción de The Beatles y Pink Floyd, se enmarcan en una combinación entre instrumentación análoga y detalles digitales —el remate de la hermosa y desoladora Let down, la voz robótica al inicio de Fitter happier—, como augurio de la desolación urbana de las sociedades industrializadas. Lo describe, por ejemplo, Subterranean homesick: “vivo en una ciudad donde no puedes oler nada, miras tus pies, por las hendiduras del pavimento”; lo mismo los hábitos para una vida saludable y aséptica retratadas en Fitter happier: “más en forma, más feliz y más productivo, confortable, no bebe demasiado, ejercicio regular en el gimnasio (tres días a la semana), desenvolviéndose mejor con sus empleados”. 

Una de las cualidades de un álbum clásico es resistir y superar el embate del tiempo. Veinte años después, ese mundo posmoderno que Radiohead describía es nuestra cotidianidad, y aquella música aún es una perfecta banda sonora para estos días. 

 

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+2+7   =