Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Junio 2017

Reloj Simpson de Avenida Libertad: Recuerdo de un monumento de Viña del Mar

Por Emilio Toro Canessa, Profesor de Historia y Geografía, Licenciado en Historia, Investigador Archivo Histórico Patrimonial I. Municipalidad de Viña del Mar.
Reloj Simpson de Avenida  Libertad: Recuerdo de un monumento de Viña del Mar

Un ícono de Viña del Mar era el  Reloj Simpson, emplazado en plena Avenida Libertad, cuya su existencia se debe a la donación hecha por el Almirante Juan Manuel Simpson Searle. 

Este insigne marino, nació en Valparaíso en 1851. A los diez años ingresó a la Escuela Naval de Valparaíso y a pesar de ser un niño, era normal en esos tiempos integrar la marina a temprana edad. Al poco tiempo de unirse a la Armada participó en la guerra contra España (1866), para posteriormente ser nuevamente parte de otro conflicto bélico: la Guerra del Pacifico o también denominada del Salitre en el año 1879. Continuó su ascenso en la institución para así en el año 1899 ser nombrado contraalmirante y asumir el importante cargo de director de la Escuela Naval. Entre 1902 y 1905 se hizo cargo de la organización del departamento de la Dirección del Territorio Marítimo. Al ser nombrado Vicealmirante se desempeñó en la Dirección general de la Armada.

Su historia con Viña del Mar surge desde que fija su residencia en la comuna, su domicilio se ubicaba en la Avenida Libertad, a la altura de 8 norte, como se plasma en la obra Álbum Viña del Mar de 1913, en este mismo lugar falleció en septiembre de 1928, donde poco antes había iniciado las gestiones para realizar la donación de un hermoso reloj para la ciudad.

En documentos de prensa de la época, como el diario La Unión y la Revista Sucesos, se señala que en la sesión municipal, encabezada por el Alcalde Gastón Hamel, se  decidió ubicar el Reloj en la Avenida Libertad a la altura de ocho norte[1] ya que representaba el centro de la avenida. Sin embargo, existen imágenes y antecedentes de antiguos vecinos que señalan su ubicación en Av. Libertad, pero entre 13 y 14 norte. No se conocen los motivos por los que el reloj se emplaza finalmente en el sector antes señalado, no obstante, así lo demuestran las fotografías insertas en la Revista Nuestra Ciudad de 1930 y en el Libro de las Municipalidades de Chile.

La estructura se realizó con una torre de armadura de fierro, revestida de concreto con figuras en relieve y ventanas a cada lado del monumento. El reloj fue traído desde Inglaterra y tenía cuatro esferas una a cada lado, contaba con una altura de once metros. En la base la circundaba jardineras y piletas que verterían agua. Parte del monumento fue cubierto con placas de mármol para darle mayor realce a la obra. La torre fue iluminada y contó en sus esquinas con dos pequeños locales comerciales que sirvieron de lugar de ventas y de servicio telefónico como aparece en la prensa de la época.

No se ha podido establecer con exactitud la fecha y motivos de la demolición del Reloj, pero algunas personas comentan que debió haber sido destruido alrededor de la década del sesenta. También dentro de la tradición oral, se comenta que el mecanismo puede haber sido utilizado en un reloj que se ubicaba en la fachada del regimiento Coraceros, sin embargo no podemos dar constancia de estos hechos con los antecedentes recabados.

A pesar de su incierto desenlace, debemos destacar la belleza monumental que imponía la presencia de esta construcción en plena Avenida Libertad, todo un símbolo de la importancia que obtuvo la comuna como ciudad balneario desde la década de 1930.



[1] Diario La Unión de Valparaíso del 21 de septiembre de 1928 se señala en una nota la donación por parte del Almirante Simpson del reloj y la aprobación para su ubicación en el sector de avenida Libertad a la altura de ocho norte. Esta noticia se vuelve a repetir en el diario con una imagen de cómo será el Reloj. En 1929 en el mes de Septiembre también aparece una nota sobre este tema en la Revista Sucesos. 

 

 

Otras Columnas

Estamos todos bien, en Vietnam
Asia Dónde Vamos
Locura
Monocitas
Zelig
Cine Paralelo
Las bondades del zingiber
Rodrigo Barañao
Soy de la familia
Presta Oído
En un lugar frío
Presta Oído
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+9+8   =