Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Mayo 2017

Ser primero

Por Marcelo Contreras
Ser primero

Di palabrotas, que una súper estrella del pop te acompañe, no sobrepases los tres minutos y medio, y escribe en acordes alegres. Son elementos de eficacia comprobada para alcanzar un número uno del ranking Billboard, el mayor referente mundial sobre listas musicales. Lo dice un estudio que analizó las características de las composiciones que conquistaron esa posición entre agosto de 1958 y abril de este año. Maldecir no era parte del recetario para un súper hit, pero desde el 2000 resulta un ingrediente socorrido, tan así que el 75% de los éxitos de esta temporada incluyen lenguaje explícito. ¿Motivos? La radio suele editar el material que califica como ofensivo mientras los servicios de streaming —al alza en el favoritismo de los consumidores para escuchar música—, no ponen reglas. Los duetos también son una variable que aumenta las posibilidades de anotar un single en lo más alto, tendencia impuesta desde el hip hop a fines de los noventa. Figuras como Katy Perry registran un tercio de sus número uno bajo esa norma. 

La duración de un hit también es clave y ha variado notablemente, desde los escasos dos minutos de los sesenta, los cinco promedio en los ochenta y los 3.5 de hoy. El tipo de combinaciones de notas utilizadas también define las probabilidades de éxito. Sólo nueve cortes de treinta en el liderato de Billboard se compusieron en torno a acordes menores redundantes en melancolía.   

Si el pop es un estilo o una fórmula aún se debate, pero estas reglas se inclinan por lo segundo. Último dato. Cada vez hay menos canciones en el número uno anualmente. En los setenta hasta treinta creaciones ocupaban la casilla. Hoy no son más de trece, lo cual sugiere que el perfeccionamiento del formato captura por más tiempo el favoritismo del público.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+7+4   =