Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Mayo 2017

Perlina & Radiolina: Industria viñamarina al servicio de la limpieza en los hogares chilenos

Por Emilio Toro Canessa, Profesor de Historia y Geografía, Licenciado en Historia, Investigador Archivo Histórico Patrimonial I. Municipalidad de Viña del Mar.
Perlina & Radiolina:  Industria viñamarina al servicio de la limpieza en los hogares chilenos

La industria Perlina fue creada a mediados de la década de 1920 por don Guillermo Hargreaves, quien dio inicio a la industria empaquetando Perlina con materia prima importada en un pequeño local comercial ubicado en Avenida Brasil, esquina Avenida Francia, en Valparaíso. Así comenzó con personal y capital muy restringido.

 

Sin embargo, hacia 1960, ya se había convertido en una industria nacional importante, que contaba con más de cuatrocientos trabajadores y un capital cercano a los doscientos millones de pesos. Se consolidó como la principal productora y distribuidora de estos productos desde un extremo al otro del territorio nacional.

 

La industria, desde la década de 1930, comenzó a elaborar sus productos debido a la gran crisis de ese entonces, con la ayuda de Kay Peronard, que empezó a fabricar los productos con materia prima nacional creando así la Radiolina.

 

En 1937 se trasladó a su nueva fábrica, laboratorio, litografía y oficinas al sector de El Salto en Viña del Mar. En 1948, cuando se reorganizó la industria y nace Perlina S.A.I.,  una de las primeras actividades de la nueva empresa fue adquirir la exsociedad de industrias “La Estrella”.

 

La industria Perlina y Radiolina S. A de El Salto contó con un prestigio y calidad que la hacían ser la favorita dentro de las familias chilenas, pues también producían una cantidad diversa de productos y diseñaban sus propios envases. Los clásicos elaborados eran el afamado y popular jabón de tocador “Olivol”, “Susanita” y el de estilo americano “Primrose”, el jabón “Carlton” y de glicerina para todo tipo de piel “Richmond”, jabones desinfectantes, espumas de afeitar. Otros productos para el hogar y la familia, eran “Minita”, lápiz desmanchador, “Rasch”, desengrasador de loza, “Naval”, jabón para ropa delicada, el afamado, clásico y aún vigente en los hogares chilenos “Purex”, Vidriolán entre otros.

 

La empresa organizó diversos concursos, entre ellos el “llavecitas de oro”, las que se encontraban al interior de los jabones “Olivol” y los “cheques dinero” que venían en los envases de Radiolina y Perlina. Por otra parte, contaba con un departamento de asistencia y bienestar para sus trabajadores, como el servicio de colación, la movilización, ropa de trabajo, servicio médico, dental, asistencia legal, club deportivo y casino social, y un sindicato encargado de velar por los derechos y bienestar de los trabajadores.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+9+9   =