Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Abril 2017

ENERGÍA NEUTRAL

Harry Terband, constructor y arquitecto
ENERGÍA NEUTRAL

En Curicó, el holandés Harry Terband construyó la primera casa energéticamente neutral de Latinoamérica. La construcción, de ciento setenta y cuatro metros cuadrados, es en un noventa por ciento reciclable, genera energía aprovechando la luz solar e incorpora innovadores sistemas de ventilación, calefacción y reutilización de agua. Esta es la historia de un hombre que impulsa y protagoniza los cambios necesarios para un mundo más amigable con el medio ambiente.

Por Bernardita Watkins V. / fotografía Margarita Landeta R.

Inquieto, visionario, investigador e innovador. Aficionado a la música, padre de dos hijos, Harry Terband es muchas cosas, pero quizás lo que mejor lo define está escrito en la polera que viste: “Yo soy el cambio”. Muchas ideas cruzan por la cabeza de este holandés de sesenta años que en su país se dedicaba a desarrollar proyectos de interiorismo.

 

Arquitecto de la Academie Van Bouwkunst, llevaba una vida tranquila en la ciudad de Haarlem, pero hace doce años dio un giro y tomó la decisión de vivir en Chile junto a su familia. Se instaló en Pucón y desde ahí empezó a vender una serie de productos innovadores a través de ConfortHogar, una empresa de arquitectura y construcción sustentable que utiliza en forma eficiente las energías renovables para entregar a las personas una mejor calidad de vida.

 

Con un nuevo amor e instalado en Curicó, en 2016 construyó, en poco más de cuatro meses, una casa que neutralizará su huella de carbono en un período de treinta y cinco años, asegurando que es la primera casa energéticamente neutral de Latinoamérica.

¿Por qué decidió venir a Chile junto a su familia?

Entablé una amistad con un chileno y trabajamos en Holanda en algunos proyectos. Él me alentaba a trabajar acá y vine a Santiago, por primera vez, hace veinticinco años para ver qué podría hacer... Era una decisión importante, mis hijos empezaban su educación y, finalmente, decidimos quedarnos en Haarlem. Años más tarde, íbamos a hacer un viaje familiar a Egipto y nuestros niños se opusieron, ellos querían conocer Chile. El 2002, decidimos vivir en Pucón y nos instalamos en septiembre de 2004.

 

¿Qué posibilidades laborales viste en Pucón?

Desde el principio me planteé el propósito de ayudar a los chilenos a vivir mejor. Muchos años después diría ¿quién soy yo para decir eso?, pero honestamente sentía que tenía algo que aportar.

 

¿Cuál es ese aporte?

Aquí las personas viven acostumbradas al frío, eso me llamó la atención y quise demostrar cómo vivir mejor a través de la eficiencia energética. Traje pisos radiantes eléctricos, bombas de calor y una serie de productos innovadores. Formé la empresa ConfortHogar, la cual promueve el uso eficiente de energías renovables con el fin de entregar bienestar a las personas.

 

¿De dónde viene tu conciencia medioambiental?

Vine con el sueño de ser comerciante, pero entendí que tenía algo que mostrar. El trabajo que empecé a desarrollar en Chile me llevó a conectar todo. En Holanda existe una cultura medioambiental más arraigada, hemos aprendido con el paso de los años. A través de mi casa, quiero que todos vean cómo es posible hacer un hogar más confortable donde las personas viven mejor a través del uso eficiente de la energía. Entiendo que es un proceso y se necesita tiempo para que todos vean las cosas de esta forma, sin embargo, nuestro planeta no tiene tiempo para seguir esperando.

 

ROMPIENDO PARADIGMAS

Convencido de que el cambio es necesario, Harry diseñó y construyó como piloto, una casa de energía neutral, demostrando así que no se trata de una casa del futuro, sino de una construcción a la que podemos acceder en el presente. “¡Debemos cambiar y esta casa es un punto de cambio! Existe hoy en Curicó y quien quiera puede venir a conocerla”.

 

¿Qué innovaciones considera la construcción de su casa?

Se realizó una estructura metálica con el sistema Veerhuis, ciento por ciento computarizada, muy precisa y rápida, y tanto los muros exteriores como el techo son paneles de EPS, plumavit de alta densidad que además no se inflama. Utilizamos materiales reciclables que necesitan poca energía en su producción. El resultado es que la casa se podrá reciclar hasta en un noventa por ciento.

 

¿De qué manera favorece la eficiencia energética?

La construcción no permite el paso del frío. Los muros tienen una capa de estuco reforzado por ambos lados y de acuerdo a pruebas de la Universidad de Delft, son más resistentes que los ladrillos. Esta forma de aislar, permite calentar el lugar con escasa calefacción, favoreciendo la calidad de vida y salud, sin altos costos. Además, tiene orientación norte para captar mayor energía del sol y de esa forma asegurar que en invierno la calefacción trabaje poco tiempo.

 

¿Qué significa una casa energéticamente neutral?

La casa ya tiene una huella de carbono por los materiales usados, pero en treinta y cinco años, generará la energía necesaria para neutralizar el consumo de energía convencional. Los paneles solares producen toda la energía que consumimos y lo que sobra se va a la red eléctrica. Este equilibrio compensará la energía utilizada en la construcción y uso de la casa. Esto está pensado de acuerdo a la norma holandesa para el año dos mil veinte, la cual comienza con el diseño del proyecto y considera el consumo energético.

 

¿Qué características tiene su casa?

Un sistema de ventilación que permite la entrada y salida de aire con la casa cerrada, por ejemplo, en vacaciones. La ducha contempla un sistema de reciclaje de calor del agua que permite calentarla con poca energía y si lo llevo a un año, es bastante ahorro. Utilizamos bombas de calor, luces led y paneles solares. Además, la casa está hecha pensando en la accesibilidad de personas en silla de ruedas que pueden entrar hasta la ducha. También reciclamos el agua para riego. En definitiva, producimos más energía de la que consumimos y esta se devuelve a la red. Sólo consumimos energía tradicional en la noche, cuando no hay sol.

 

¿Qué ocurre en invierno, cuando no hay sol?

La casa es energéticamente neutral, un concepto diferente a una casa autosustentable. Cuando no hay sol, compramos energía convencional a la red, pero después lo neutralizamos con la generación de ERNC (Energía Renovable No Convencional).

 

¿Cómo se comporta la casa ante un temblor? 

Los cálculos de la estructura se hicieron considerando la condición sísmica del país. El piso está diseñado como una loza y en conjunto con la estructura, se mueve completa, como un barco. En caso de un terremoto, no se produce torsión.

 

¿Es más caro que el sistema convencional?

La inversión es mayor, pero el retorno es tremendo. Y si vas a vivir treinta años en una casa en la que no debes realizar mantención y la cuenta de electricidad es de cinco mil pesos mensuales, vale la pena. El valor de construcción por metro cuadrado es de cuarenta UF, considerando toda la tecnología e innovación de mi casa, tal como está construida. Ese valor podría variar si se hicieran viviendas sociales de este tipo, sin transar la calidad de vida de las personas.

 

¿Se puede mejorar la eficiencia energética en casas antiguas?

Claro que sí, realizamos propuestas a medida para hacer más confortables casas que no tienen una adecuada aislación, vidrios simples o que no tienen calefacción.

 

¿Qué desafíos se ha planteado?

Estoy convencido de que todos merecen vivir bien y quisiera que las autoridades consideren este modelo constructivo como un aporte para viviendas sociales, que los chilenos tengan una mejor calidad de vida y bienestar en sus hogares, ese es mi sueño. El tema de fondo que debemos entender, es que en Chile lo más importante, son los chilenos.

 

¿Qué impide que las personas entiendan este concepto?

Bajo mi punto de vista, el lujo no es bienestar y la gente confunde ambos conceptos. El desarrollo no tiene que ver con lo que uno tiene, sino con la manera en la que vivimos, con nuestra calidad de vida. Algunas personas quieren demostrar que están bien a través de las marcas, los autos, o una casa grande, prioriza metros cuadrados construidos y en invierno sólo ocupa la mitad de la casa, viviendo entre la cocina y el dormitorio. Entonces para entender lo que planteo, se deben cambiar las prioridades.

 

¿Somos receptivos a las nuevas propuestas?

En esta materia muy pocos están dispuestos a innovar. Se habla mucho de ecología y la verdad se hace poco. La pregunta que me hago siempre, es por qué siendo tan cara y escasa la energía, se sigue construyendo de manera convencional. Qué distinto sería si se construyera masivamente de esta forma, ahorraríamos energía y mejoraría la calidad de vida de las personas. 

 

“A través de mi casa, quiero que todos vean cómo es posible hacer un hogar más confortable donde las personas viven mejor a través del uso eficiente de la energía. Entiendo que es un proceso y se necesita tiempo para que todos vean las cosas de esta forma, sin embargo, nuestro planeta no tiene tiempo para seguir esperando”.

“¡Debemos cambiar y esta casa es un punto de cambio! Existe hoy, en Curicó y quien quiera puede venir a conocerla”.

“Estoy convencido de que todos merecen vivir bien y quisiera que las autoridades consideren este modelo constructivo como un aporte para viviendas sociales, que los chilenos tengan una mejor calidad de vida y bienestar en sus hogares, ese es mi sueño”. 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+4+4   =