Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Abril 2017

DISEÑOS MATERNALES

Bárbara Vitar, diseño de vestuario
DISEÑOS MATERNALES

Esta diseñadora de vestuario fue mamá mientras estudiaba en la universidad, por lo que dejó de vivir en Santiago para volver a casa de sus padres en Rancagua. Fue en esta etapa en la que se dio cuenta de que había una seria necesidad de tener ropa acorde para la lactancia; entonces creó su propia marca.

Por María José Pescador D. Fotografías Francisco Cárcamo

Dice que siempre le gustó el tema del diseño. No sabe por qué, ya que no viene de familia. Es algo con lo que se nace. Lo que sí recuerda es que mientras estaba en el colegio iba todos los fines de semana con su prima a la feria de las pulgas, compraban todo tipo de ropa, la que después intervenían en la casa. “Siempre me apasionó el tema de la aguja y el hilo”, cuenta Bárbara (37), que es rancagüina de toda la vida. 

Cuando terminó cuarto medio, se fue a vivir a Santiago con unas amigas para estudiar Diseño de Moldaje y Vestuario en el INACAP. Pero a poco andar, y recién en primer año, quedó embarazada. Lejos de romper su sueño, su hija —Valentina (16)— fue un incentivo para cumplir con su objetivo. Congeló los estudios, volvió a su ciudad natal donde se instaló con sus padres. Una vez que Valentina cumplió un año, volvió a estudiar, para lo que debió viajar todos los días a la capital, “en esa época me demoraba tres horas en ir y tres horas en volver”.

Nada la detuvo, y entre tanto ajetreo, se dio cuenta de que a sus diecinueve años había un rubro en el que nadie había incursionado aún, y ese era el de la ropa para la lactancia. “Era muy incómodo levantarse la polera, o bajarse el vestido para dar leche. Ropa especial para embarazadas había poca, pero existía, pero para amamantar y para el apego no”.

Con esta idea en la cabeza, y una vez terminados sus estudios, hizo la práctica en CHV como vestuarista en la serie Infieles, para luego irse a trabajar en el mismo rol a TVN, canal en donde lleva ya siete años y cuyo trabajo principal es ver que la ropa de los actores tenga continuidad en las escenas y, además, estar al pie del cañón por cualquier imprevisto. Por lo mismo, las horas de trabajo son extensas y extenuantes, sobre todo cuando le toca estar en las teleseries nocturnas, para lo que debe llegar al canal a mediodía y permanecer hasta las diez de la noche, todos los días de la semana.

El fin de semana se lo dedica a su hija y a sus emprendimientos: tiene la marca de ropa Herd Helephants, especial para el apego y la lactancia, y Puntá sin Hilo, ropa urbana, cómoda y colorida para la mujer joven. “La pega en tv me ha ayudado muchísimo para desenvolverme como diseñadora. He trabajado en todo tipo de series, algunas de época y otros programas de baile, lo que ha hecho que tenga un gran bagaje en el mundo de la moda. Además, me ha tocado conocer a tremendos diseñadores”.

 

 

TRAS CÁMARA

Detrás de teleseries como Vuelve temprano, Pobre rico, Socias, La poseída, El camionero y actualmente La colombiana, entre muchas otras, hay un equipo técnico encargado del vestuario, y es ahí donde Bárbara desempeña sus funciones. “Llevo cuatro años trabajando en el área dramática del canal. Detrás de cámara hay un entre-set en donde están los camarines para los actores, y además está peluquería y maquillaje. Mi pega es llegar con el vestuario de cada uno de ellos y dependiendo el día se elige cómo los vamos a vestir y les dejamos la ropa colgada. Si se cae un botón, si se suelta un cierre, ahí estamos nosotros con el hilo y la aguja preparados…”.  

¿Qué te gusta de la moda?

Que está influenciada por las tendencias y temporadas, por lo que uno puede ir variando su estilo de vida. Para mí es la forma de poder expresar mi creatividad, mi estado de ánimo… Es un arte lúdico que me apasiona y me permite jugar con la imaginación.

Define tu trabajo como vestuarista

Ser vestuarista, principalmente, es vestir a los actores, y andar con el vestuario de acuerdo con la grabación del día, ya sea en estudio o en locación. El rol de una vestuarista es ver qué ropa y accesorios va con cada personaje de la historia según la continuidad de cada escena.

¿Cómo ha sido la experiencia en tv?

En general ha sido buena, es un trabajo entretenido, poco rutinario, siempre se hace algo diferente. El ambiente es bueno, todos profesionales que cuentan con muy buenos equipos de trabajo, en donde se han generan maravillosos lazos de amistad.

¿Anécdota entretenida?

Cuando Karen Doggenweiler tuvo un problema con un cierre antes de salir al aire para el programa El Baile; éramos cinco vestuaristas trabajando a full para que todo saliera bien... Hay varias anécdotas, pero no se pueden contar...

 

EL APEGO

Ropa con apego es el logo de la marca creada por Bárbara y a la que llamó Herd Elephants (www.herdelephants.com), cuyo significado es elefantes en manada. La idea vino del amor que profesan las mamás elefantes con sus hijos, son de las mejores mamás del mundo animal; las crías dependen absolutamente de estas y pueden tomar pecho hasta los cinco años. “Herd Elephants representa la más linda relación que puede existir entre la madre y su bebé. Esta ropa facilita el lazo desde el primer momento, además de aportar con prendas bellas y de calidad”.

¿Cómo fue ser mamá tan joven?

Ser mamá a los diecinueve años fue muy difícil, sobre todo cuando estás estudiando en la universidad, porque tienes que dejar atrás esa etapa. Todo se hace más complicado, me demoré en terminar la carrera, y tuve que viajar horas cada día, y lo sigo haciendo. El tiempo corre muy rápido, pero ha sido una bendición, el amor hacia un hijo es el más puro e inexplicable. Valentina es mi motivación, es lo más importante que tengo en la vida; obviamente el apoyo de mis padres fue fundamental para poder  terminar mi carrera y ser lo que soy ahora.

¿Fue en tu época de lactancia que quizás sentiste la necesidad de una ropa acorde a esa etapa?

A Valentina le di pecho siete meses. Y sí, fue en esta etapa que me di cuenta de que había una necesidad de ropa especial para las mamás, que fuera cómoda para poder dar pecho en lugares públicos. En ese tiempo no existía nada en el mercado, toda la ropa era más bien para el embarazo, fea y pasada de moda. Este es un mercado poco desarrollado, las prendas que se venden no varían mucho en diseño y colores. La marca que creé para este nicho busca entregar un vestuario distinto, con diseños alegres, cómodos, prácticos, funcionales y con estilo. Nuestras prendas son de diseño de autor, pensando siempre en el apego madre e hijo.

¿Qué tipo de prendas son las que confeccionas?

Vestidos, blusas, camisetas, polerones tipo canguro y accesorios que cumplen las dos funciones: para el embarazo está la posibilidad de ir ajustando la prenda desde la talla S hasta la XL. Y para la lactancia porque están hechas de forma que tiene un corte a la altura del pecho, lo que no hace necesario sacarse la polera o levantársela dejando todo el torso al descubierto para amamantar.

¿Cuáles son las telas que trabajas?

Principalmente telas nobles, naturales, como el algodón o algodón elasticado, el lino, la mezclilla, y para los polerones la franela de algodón, o la lycra de algodón o gabardina.

¿Hay moda y estilo para las mamás en Chile?

No mucho. Es un mercado que no está muy explotado. Hoy recién hay una evolución, aunque aún no hay mucha variedad en telas, colores, texturas, y las tiendas son muy pocas.

 

TELAS Y COLORES

Con un vestido muy colorido y corto, hecho por ella misma para su marca Puntá sin Hilo, Bárbara habla con orgullo de lo que ha logrado a pesar del poco tiempo, de los viajes día a día y de su vida como madre soltera. Así cuenta que hoy dedica los fines de semana a sus creaciones, para lo que hace sólo dos modelos de cada prenda. Ella elige las telas, las corta, las cose, hace todo sola, menos el área de venta para lo que se asoció con su primo Rodrigo.

¿Cómo nace Puntá sin Hilo?

Nació cuando estaba en la universidad. Empecé con esto por la necesidad de generar más dinero y así poder costear los materiales que me pedían para hacer los trabajos. Es una marca de ropa súper lúdica, entretenida para una mujer joven desde los dieciocho a los cuarenta años. Es un estilo creado para el día a día, urbano, con colores y diferentes texturas, y con mezclas de telas e intervenciones con ropa de reciclaje. Tiene un sello bien característico y único. Es una marca a la que le tengo mucho cariño porque me identifica totalmente.

¿Tu objetivo?

Crecer, emanciparme, y a corto tiempo poder vivir bien con mis emprendimientos, vendiendo mis productos en tiendas y online.

¿Qué viene para la nueva temporada en cuanto a diseño telas y colores?

Para este otoño-invierno se vienen mucho los bordados, el jersey, el terciopelo, especialmente los vestidos y poleras con estilo de lencería, el plush, las rayas, los pantalones de talle alto, y toda la onda militar y de camuflaje. En colores el azul, celeste, gris, burdeos, beige, palo rosa, verde, mostaza y el infaltable negro.

¿Es difícil ser diseñadora en Chile?

No. Siempre y cuando sea algo que te apasione Si uno pone dedicación, empeño y constancia, como todo en la vida, se hace más fácil. Es necesario tener una buena idea de proyecto, ser perseverante y empezar de a poco, porque nada se logra de un día para otro.

 

“Para este otoño-invierno se vienen mucho los bordados, el jersey, el terciopelo, especialmente los vestidos y poleras con estilo de lencería, el plush, las rayas, los pantalones de talle alto, y toda la onda militar y de camuflaje”.

“Herd Elephants representa la más linda relación que puede existir entre la madre y su bebé. Esta ropa facilita el lazo desde el primer momento, además de aportar con prendas bellas y de calidad”.

“A Valentina le di pecho siete meses. Y sí, fue en esta etapa que me di cuenta de que había una necesidad de ropa especial para las mamás, que fuera cómoda para poder dar pecho en lugares públicos”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+2+1   =