Tell Magazine

Entrevistas » Cultura

EDICIÓN | Abril 2017

Hecho a Mano

Paula Inostroza, marroquinera
Hecho a Mano

Cinturones estilosos, bandoleras con flecos, bucket bags. La creatividad y el concepto hand made mandan en Delito Santo, el emprendimiento de esta diseñadora de ambientes que empezó hace tres años y que hoy abre sus alas al mundo con Leslie Power de embajadora. Desde su casa-taller nos cuenta la experiencia de emprender en un negocio cerrado y egoísta, pero que supo hacer propio con talento y dedicación. 

Por Macarena Ríos R./ fotografías José Luis Urcullú

Acelerada e histriónica, Paula no para de moverse en su pequeño taller, que acondicionó en una de las piezas del segundo piso de su casa. Se sienta, se para y vuelve a sentarse, esta vez con una taza de café en las manos. De las paredes cuelgan todo tipo de carteras, mochilas y cueros. En uno de los estantes, un cartel que reza: Hand made with heart. Su leit motiv, su pasión. “A veces me despierto en la mañana y digo ¡cosí toda la noche! Sueño mucho con modelos y estilos nuevos para personalizar mis creaciones”.

Luego de un paso breve por Arquitectura, estudió Diseño de Ambientes porque toda su vida le gustó la decoración y el diseño. “De chica siempre intervenía todo”. Pero el destino quiso que se topara con una talabartera en Santiago, quien le enseñó, en un solo día, lo básico para hacer carteras de cuero y algunos decálogos que grabó en su cabeza: como por ejemplo, jamás cortar el cuero con tijeras, solo con cuchillo cartonero y el uso de sujetadores en lugar de alfileres de gancho para unir dos piezas, porque si no el cuero queda marcado para siempre. El resto, lo aprendió en el camino.

¿Con qué producto empezaste?

Con el banano. Pero no uno cualquiera, sino que con tachas y flecos. Lo fui transformando para que fuera más “reñaquino”, más playero, más rústico. En ProChile aprendí que debía localizar mis productos y fue un éxito en la ExpoCachagua de este año.

¿Qué más aprendiste en ProChile?

A sacar precios FOB para poder invertir y tener una buena mesa de negocio. ProChile me dio herramientas para exportar, a través de un curso que hice el año pasado, y que de paso me fundió la cabeza (ríe). Ahí supe sobre las distintas ferias que existen a nivel mundial y a las que tú puedes postular, como la de accesorios que se hace ahora en Las Vegas o las ferias de diseño en China e Italia. Si presentas un buen proyecto, el primer año tienes una visita de prospección, es decir, vas a una feria a mirar cómo funciona primero y ya el segundo año puedes participar con tus cosas. Este año quiero ir a prospectar.

 

ORIGINALIDAD

Paula no externaliza nada. Todos los productos los hace ella misma, a veces con la ayuda de sus hijos, otras con la de su mamá. “Mi mamá siempre me ha apañado en todo. Ella es de la vieja escuela. Cada vez que necesito que me saquen algún molde, ella me los hace en papel de diario que yo después transformo en matrices de cartón. Ahora, si quieres ser más sofisticada puedes ir a una hojalatería y hacer una matriz metálica”.

¿De dónde viene tu creatividad?

Saco ideas de los viajes, siempre veo algo que me llama la atención. Pinterest también ayuda bastante. No hay diseñadora que no mire a otra, pero cada una crea desde su originalidad. No me gusta repetir varias veces un mismo modelo, prefiero que cada uno sea único. También me piden personalizados.

Los años de experiencia la han vuelto una experta en cueros y en los detalles. La máquina Singer manual la cambió por una con motor a aceite. Las estrellas que cortaba a mano, hoy las produce ayudada por un troquel (pieza metálica con bordes cortantes que se utiliza para recortar por presión). Del cuño con el que imprimía su marca, pasó a tener su propia placa metálica. “Ha sido una locura, ha pasado todo tan rápido, pero me encanta lo que hago. Antes hacía las carteras una a una; hoy hago cincuenta al mismo tiempo, cada una con un detalle diferente”.

Siempre busquilla e inquieta, mezcla colores y texturas en cada una de sus creaciones. A la colección de bananos, se fueron agregando otros productos, como carteras, mochilas, cinturones, pecheras (hechas de reno engomado que repele las manchas) y billeteras.

¿Qué elementos incorporas en tus diseños?

Tachas, cueros, reno, cabritilla, estrellas, hebillas. Yo quería tener mi propia hebilla, quería ofrecer un producto diferenciador, que no existiera acá. Esta hebilla la encargué a Alí Express, se demoró ocho meses en llegar y con ella me hice mi propia matriz. Tengo cinturones con hebillas en plata vieja, bronce viejo y dorado.

¿Lo más difícil?

Llegar a mis proveedores. ¡Me costó un mundo! Acá nadie te da datos, ni alternativas, y menos si eres de región. Hoy tengo mis proveedores de hebillas, tachas, remaches y cueros.

¿Qué herramientas usas?

Aprendí a usar cuños, martillo de goma, alicates, remachadoras, sacabocados artesanal. Esto es un oficio. De la talabartería, con el tiempo, pasas a la marroquinería y yo ya soy marroquinera; pongo tachas, accesorios, remaches de acero inoxidable, coso, doblo, y así voy armando mis carteras.

¿Cuál es el cuero más fácil de manipular?

El reno.

¿Qué te gustaría diseñar?

Una cartera clásica. Es algo que quiero hacer luego.

¿Qué se viene para este año?

Ahora vienen mucho los metálicos, las pieles y los cueros lisos. Estoy trabajando como loca para la próxima feria de Taconeras en Santiago. Voy a aprovechar esta plataforma para lanzar la billetera para mujeres, que es preciosa.

 

“Saco ideas de los viajes, siempre veo algo que me llama la atención. Pinterest también ayuda bastante. No hay diseñadora que no mire a otra, pero cada una crea desde su originalidad”.

“Lo más difícil fue llegar a mis proveedores. ¡Me costó un mundo! Acá nadie te da datos, ni alternativas, y menos si eres de región. Hoy tengo mis proveedores de hebillas, tachas, remaches y cueros”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+5+8   =