Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Abril 2017

Ferretería y maquinarias Marchesini

Por Emilio Toro Canessa, Profesor de Historia y Geografía, Licenciado en Historia, Investigador Archivo Histórico Patrimonial I. Municipalidad de Viña del Mar.
Ferretería y maquinarias Marchesini

La “Feria de Maquinarias y Materiales de Construcción Marchesini”, fue fundada en Viña del Mar en 1921. El negocio abastecía a gran parte de la ciudad, ya que era uno de los pocos en su rubro. Ofrecía fierros, herramientas, chapas, cañerías, artículos de construcción, quincallería, entre otros, y gran parte de los productos eran importados desde Alemania e Italia.

Alejandro Marchesini[1] nace en Milán, Italia, y llega a Chile en 1898, radicándose en la ciudad de Viña del Mar. Se casó con Laura Torrealba Gálvez con quien tuvo doce hijos. El señor Marchesini fundó, en la Ciudad Jardín, el Club ciclista italiano que posteriormente pasa a ser la Societa Sportiva Italiana, del Club Italiano de Viña del Mar, que después será la casa Degli Italiani y luego Casa D`Italia, además de ayudar en otras instituciones, como la Sociedad de Beneficencia Italiana y la Sociedad de Instrucción Italiana, primera institución que administra la Scuola Italiana “Arturo Dell ‘Oro” de Valparaíso, como aparece en documentos de la época.

La familia Marchesini–Torrealba residía entre Valparaíso, Viña del Mar y Quillota. En este último lugar estaba el fundo “Santa Laura”, ubicado en el sector de La Palma. Cabe destacar que en las ciudades que habitaba Alejandro Marchesini era reconocido por sus dotes de emprendedor, su sencillez y la beneficencia.

La “Feria de Maquinarias y Materiales de Construcción Marchesini”, fue fundada en Viña del Mar en 1921. En un principio estuvo ubicada en Calle Valparaíso 147–149, esquina calle Ecuador, donde hoy se encuentra ubicado el Banco de Crédito e Inversiones y, posteriormente, se trasladará a calle Valparaíso 1492, entre calle Llay Llay y Cancha, ocupando toda la manzana. Este lugar se encontraba aledaño a la casa familiar.

El negocio abastecía a gran parte de la ciudad, ya que era uno de los pocos en su rubro. En este establecimiento se podía comprar toda clase de fierros, herramientas, chapas, cañerías, artículos de construcción, quincallería, entre otros, y gran parte de los productos eran importados desde Alemania e Italia.

En el Censo de la Colectividad italiana de 1926 se señala el prestigio, dedicación, esfuerzo e inserción del señor Marchesini y se destaca que comienza su empresa con un capital de siete mil pesos y, para 1926, cuenta con un capital de ochenta mil pesos.

Posteriormente, junto al negocio, se instalaría un taller mecánico donde se reparan maquinarias de construcción, camiones, automóviles y bicicletas, además de contar con servicios de soldadura, soldadura al oxígeno, cerrajería y herrería.

 

[1] Imágenes: Agradecimientos a la señora Amelia Miranda Marchesini

 

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+4+4   =