Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacio Inmobiliario

EDICIÓN | Marzo 2017

JARDINES SALVAJES

Elizabeth Ávila, paisajista

Llegar a la casa de esta paisajista rancagüina es como estar dentro de un oasis, en donde el jardín manda. Aquí al cerrar los ojos se siente el ruido del agua, de las abejas, de los insectos y de las hojas de los árboles que se mueven con la brisa. Su lema es dejar que la naturaleza fluya.

Por María José Pescador D.  Fotografías Danny Bolívar U.

De chica aprendió con su abuela lo que eran los almácigos, a querer a las plantas y a cuidarlas como parte de su vida. Pero los miedos de dedicarse al paisajismo la llevaron a estudiar agronomía. “Pensé que si me dedicaba a lo que me gustaba no iba a tener pega; en ese tiempo era algo muy artístico, no era bien visto, era muy hippie…”. Su primera decisión al pensar qué hacer, fue que el trabajo dentro de una oficina no era lo suyo. “Siempre he sido de afuera, nunca jugué adentro de la casa, mi vida era subirme a los árboles, cazar mariposas, andar en bicicleta, jugar a la pelota…”.

 

“Mi abuela tenía una casa en San Francisco de Mostazal muy grande, con un tremendo jardín. Recuerdo que a los cinco años yo ya estaba propagando plantas con ella. Y cuando empecé a estudiar agronomía me entró una crisis existencial porque mi esencia  era otra. La agricultura moderna es demasiado química, mucho fertilizante, y no me gusta… Igual me titulé y trabajé, pero no era lo mío… Un día alguien me dijo que si yo me dedicaba a hacer lo que a mí me gustaba me iba a ir bien, y sentí que eso me abrió un mundo, pues pensé que tenía un talento definido y no lo estaba explotando, entonces eso es ser mal agradecida con la vida, porque es como nadar contra la corriente, y me dije: voy a hacer lo que sé hacer”.

 

Ya casada y con un hijo, decidió empezar a hacer terrarios para su casa. Sus amigos cada vez que iba a visitarla le mandaban a fabricar uno para ellos. Desde ese minuto no paró nunca más. Hoy, además de los arreglos, diseña jardines con sello único por toda la región.

 

¿Qué es lo que más te gusta hacer?

Los jardines interiores de las casas. Son como comprar una pintura. Abres la ventana y los ves, y lo mejor es que todos los días está diferente. Pero para eso hay que saber mantenerlos. Por lo mismo, cuando entrego un jardín lo que hago es entregar una carpeta en donde están todas las especies que puse en este, cómo se cuidan, cada cuánto hay que hacer distintas labores… Eso se lo enseño al jardinero, que muchas veces son cortadores de pasto y no saben cómo mantener las plantas. Es necesario tener un calendario y saber qué hacer con las podas, las fertilizaciones, entre otros, sobre todo en invierno.

 

¿Hoy el jardín es más importante que antes?

Cuando comencé lo común eran el pasto y los arriates, que es lo más tradicional. Pero yo empecé a implementar otras cosas como los jardines zen, las cascadas y la modernidad, y hubo gente que se atrevió…

 

¿Qué esta en boga?

Lo zen. Un jardín zen es un espacio de relajación y armonía, simple y limpio. Son espacios minimalistas. Estos generalmente se hacen en jardines interiores de las casas, donde se usan mucho los acer japónicos, los cerezos de flor, con la idea de ver todas las estaciones reflejadas en estos árboles a través de tu ventana. También mucho cuarzo, además de esculturas, piedras, bambú, fuentes de agua, peces y una buena iluminación para que se disfruten también de noche.

 

VIVIR EL JARDÍN

 

“A todos mis clientes siempre les pregunto cómo quieren vivir su casa. No se trata de tener tan sólo pasto para no perder la tierra. Les pregunto ¿qué les gusta?, el sur quizás, el norte de Chile, la playa, la India… La idea es que las personas no quieran salir de su casa, que disfruten su jardín, porque ahí está lo que les gusta. Ya no se trata de poner plantas para llenar los espacios…”

 

¿Cómo empiezas a crear un jardín?

Primero trato de conocer a los dueños. Los escucho para ver qué les agrada, qué les disgusta, qué les da pena, alegría, qué aroma prefieren, cuáles son sus recuerdos de la infancia, porque es en esa etapa cuando uno tiene más contacto con la naturaleza. Luego se ve la factibilidad geográfica del lugar, el tipo de suelo, el tipo de riego y el tema de la mantención. Si no se tiene jardinero entonces se pueden implementar cosas más simples que necesiten menos poda, que requieran poco riego, que no haya malezas… Así se empieza.

 

¿Cómo es tú jardín?

Lo tengo repartido. Tomamos desayuno al lado de la huerta, porque nos da sombra toda la mañana. En otro sector, donde también da la sombra, almorzamos, y después nos echamos en las hamacas.

 

¿Es caro hacer paisajismo?

Ese es un mito. A veces construyen casas enormes y muy caras y cuando llega la hora de hacer el jardín, ponen pasto para no tener tierra y punto. Entonces los proyectos no se conciben como un todo. La casa debiera diseñarse junto con el paisajismo. Hacerla pensando en el jardín, para tener claro las vistas. Lo ideal es que el paisajista trabaje con el arquitecto… El costo de tener una vista donde ves gravilla o una donde ves todo verde es la felicidad que eso te provoque…

 

¿Qué tan importante es el jardín?

Cambia la energía de tu casa y también tu propia energía; el cariño que le tienes al lugar donde vives se ve reflejado. He visitado personas a las cuales he decidido no hacerles el jardín. Porque no las veo que quieran disfrutarlo, sino que más bien lo quieren como un relleno. Y no es lo que busco. Busco gente que esté comprometida y que vibre con lo que quiere hacer… Porque además yo hago lo que me gusta, no es tan solo para ganar plata… Mi tema es con la imaginación y la creatividad.

 

¿Qué cosas te han pedido?

El jardín de al lado, que es el de mi suegra, por ejemplo, lo hice yo, en un terreno de dos mil quinientos metros. A ella le encanta tomar sol, entonces me pidió no poner árboles alrededor de la piscina, pero también le gusta el parque, y tener la casa cubierta de plantas. Para eso planté trepadoras como la ampelopsis que tiene los coloridos del acer japónico. Hay flor de la pluma, jazmín polyantha, ficus repens que es súper lindo y muy verde. Además le encantan las flores y los colores, así que puse vitadinias, agateas dimorfotecas, hay verbenas fucsias, alyssum blancos, morados, que son plantas que están bonitas en invierno, son perennes, no se mueren como las de temporada... Me dijo también que quería tener muchos pajaritos, por lo que le puse abutilones, salvias... Tiene muchas hortensias y agapantos… Otro cliente me pidió un jardín interior y le hice un jardín zen en forma de mandala, con piedras de color blanco y negro, y con un acer japónico en medio… quedó bello.

 

¿Qué te gusta a ti?

Me encanta la flora nativa, el quillay, el peumo… Me gusta la biodiversidad, tener muchas plantas, que esté lleno de abejas, de lagartijas, de pájaros… Puse en mi jardín eucaliptus porque quería poner hamacas, y esos son de rápido crecimiento, dan sombra y tienen rico olor. Me gustan los abedules por el movimiento que tienen las hojas con el viento. Uno de mis sueños era tener peces, entonces hice una poza con una cascada; ahí puse peces de colores y formé un ecosistema para ellos con plantas acuáticas y oxigenadoras. Me gustan los colores y por eso tengo valerianas, agapantos, myrtus, astroemelias, budelias, salvia, verónicas, vitadinias, y mi huerta tiene hasta alcachofas. Desde mi ventana se escucha el ruido del agua… Además, ahí se formó una colmena y está lleno de abejas que toman agua de la fuente. Me encantan los insectos, los bichitos, en verano se llena de picaflores... Tengo encinos, abedules, pinos, liquidámbar… Mi jardín es mi felicidad.

 

“Un jardín zen es un espacio de relajación y armonía, simple y limpio. Son espacios minimalistas. Estos generalmente se hacen en jardines interiores de las casas, donde se usan mucho los acer japónicos, los cerezos de flor, con la idea de ver todas las estaciones reflejadas en estos árboles a través de tu ventana”.

“A veces construyen casas enormes y muy caras y cuando llega la hora de hacer el jardín, ponen pasto para no tener tierra y punto. Entonces los proyectos no se conciben como un todo. La casa debiera diseñarse junto con el paisajismo. Hacerla pensando en el jardín, para tener claro las vistas”.

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+7+3   =