Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Marzo 2017

Número uno

Por Marcelo Contreras
Número uno

Dicen que 1967 es el gran año. The Beatles editó Sgt. Pepper’s, Pink Floyd y The Doors debutaron, se hizo el primer gran festival de rock en Monterey, California, con estrellas volcánicas como Jimi Hendrix, The Who y Janis Joplin actuando gratis. Aquella explosión artística de hace medio siglo rivaliza con 1977 —el punk barriendo a las estrellas clásicas—, y también con 1987, un periodo irrepetible en la música popular. El listado es prodigioso, lo mismo la diversidad de estilos. 

Ese año, Michael Jackson publicó Bad, alcanzando el primer puesto con cinco singles en EE.UU., marca que no ha sido superada. Whitney Houston lanzó su segundo álbum, Whitney, y fue la primera figura femenina en conquistar el número uno del ranking Billboard. El recientemente fallecido George Michael apareció con Faith, su primer trabajo solista, que le valió la consagración inmediata y un premio Grammy. Guns N’ roses irrumpió con Appetite for destruction, hasta hoy el debut más vendido de todos los tiempos. 

Fue también el año de The Joshua tree de U2, el título más exitoso de su carrera, y de Hysteria por Def Leppard, que tuvo siete sencillos de éxito con veinticinco millones de unidades vendidas en todo el mundo. Aerosmith regresó triunfal tras una década de malos discos con Permanent vacation, Depeche Mode se convirtió en un número global con Music for the masses, y los australianos INXS se llevaron seis discos de platino sólo en EE.UU., conquistando también la consagración mundial. 

Todo aquello sucedió hace treinta años en una era sin internet, donde MTV y las radios dictaminaban qué escuchar. Un mundo que ya no existe.  

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+5+3   =