Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Febrero 2017

Profeta en el festival

Por Marcelo Contreras
Profeta en el festival

“No es el sueño de mi vida, pero me encantaría porque soy de allá”, declaraba en abril la cantante Mon Laferte (33), mucho antes de que la organización del festival de Viña confirmara su presencia en la próxima edición como miembro del jurado y una breve participación en el show. Hace diez años, Mon era Monserrat Bustamante gracias al programa Rojo Fama Contrafama. Aún más atrás quedaban sus inicios en bares de Valparaíso, cuando acompañaba a su abuela los domingos a cantar tangos, y sus orígenes como intérprete nacida y criada en la ciudad jardín en el populoso sector de Gómez Carreño. A los trece años abandonó el colegio convencida de que el escenario era lo suyo y que el bagaje musical de su casa con una madre fan de La Nueva Ola, el rock y Edith Piaf, y un padre inclinado al jazz y el folclor, era la base necesaria para desarrollar una carrera. Aunque estudió canto lírico durante un año en el conservatorio de Viña, Mon concluyó que la única manera de sacar máximo provecho de su poderosa voz era por cuenta propia. 

Fue una de las favoritas del público durante sus años en televisión, pero cuando dejó de participar e intentó hacer una carrera tradicional, Mon Laferte asumió que en Chile no tenía futuro y que debía emigrar si quería seguir cantando. Se marchó a México, en 2007, y tras varias temporadas donde podía subsistir pero no destacar como quería, trazó un plan: grabar un último álbum. Vol. 1 se convirtió en un éxito mientras el video del single, Tu falta de querer, es un verdadero suceso con cincuenta y dos millones de reproducciones en Youtube a la fecha, cosechando un premio MTV como video latino del año. Hasta ahora, el disco ha ganado las categorías oro y platino por sus ventas en México. Y fue así como Mon Laferte pasó de ser un rostro más de un programa de talentos desechables, a la figura de mayor proyección internacional de la canción chilena. 

 

 

Otras Columnas

AMOR
Monocitas
¡Gracias, doña Inés!
Rodrigo Barañao
Reforestar, renacer y respetar
Asia Dónde Vamos
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+6+6   =