Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Febrero 2017

Hallazgos sorprendentes

Paola González, arqueóloga
Hallazgos sorprendentes

Hace más de un año y medio que a Paola le cambió la vida drásticamente. Estaba a punto de viajar a Inglaterra para hacer un doctorado, cuando la llamaron para liderar el equipo de excavaciones del descubrimiento arqueológico más relevante y extraordinario de esta región, de Chile y de Sudamérica. Afirma que este sitio, ubicado a cuatro kilómetros de La Serena, es el sueño de cualquier arqueólogo; un cambio de paradigma de lo hasta ahora conocido y de una riqueza histórica de nuestros antepasados, sin precedentes.

Por Verónica Ramos B. / Fotografía: Francisco Díaz U.

Fuertes lazos la unen a esta zona. Su madre, profesora normalista, nació en el Valle del Choapa y su padre, abogado, en La Serena. Estudió en el colegio Sagrados Corazones y al egresar de la enseñanza básica, debió trasladarse a Illapel, aquejada por una bronquitis crónica. Dos años después, estudió en las Monjas Francesas de Santiago y al egresar optó por la carrera de Antropología en la Universidad de Chile. Cuando cursaba tercer año, decidió seguir la especialidad de Arqueología. Precisamente esta opción marcaría su destino y la traería de vuelta a esta zona.

 

Apasionada y ferviente investigadora de la cultura y el arte de los pueblos originarios, en especial de los diaguitas, ha trabajado en diversos proyectos FONDECYT, financiados por el Estado. Primero excavando y encontrando asentamientos del primer proceso del cambio cultural entre diaguitas e incas, en la Provincia del Choapa, y luego, estudiando el arte rupestre en la Provincia del Limarí. Solo le faltaba la Provincia del Elqui y por esas inexplicables cosas de la vida, hace un año y medio se convirtió en la titular del permiso de excavación del impresionante hallazgo arqueológico en el sector El Olivar, ubicado a cuatro kilómetros de La Serena.

 

Los trabajos de construcción de la doble vía en la Ruta 5 Norte, quedan suspendidas en esta área y es así como en julio del 2015, Paola González (49), junto al arqueólogo Gabriel Cantarutti, no solo tienen el privilegio de liderar un equipo de setenta profesionales, entre ellos, arqueólogos, antropólogos físicos y conservadores, sino que se convierten en testigos de un descubrimiento arqueológico sin precedentes. Más de mil años de historia comenzaban a revelar un extraordinario conocimiento de las culturas Molle, Anima, Diaguita y Diaguita-Inca.

 

Las labores de rescate, hasta septiembre del 2016, marcaron un antes y un después en la vida profesional y personal de Paola. Fue un trabajo arduo, incesante y, al mismo tiempo, mágico para todo un equipo que debió excavar un total de 452 pozos, en una superficie de 380 m de largo y 50 m de ancho.

 

“En esta zona fueron encontradas ocho áreas funerarias, largos sectores de conchales y lugares habitacionales. En diciembre del 2015, iniciamos la excavación en once tumbas y el resultado del hallazgo fueron doscientos ochenta cuerpos humanos, cincuenta camélidos articulados que acompañan a las tumbas Ánima y cuarenta entierros secundarios. No estábamos ni en un dos por ciento de lo que debíamos excavar, así que en mayo del 2016 solicitamos protección para el sector. Afortunadamente, las autoridades regionales, el MOP y el Consejo de Monumentos Nacionales apoyaron nuestra solicitud; sin duda, era una aberración continuar con la construcción de la doble vía”, afirma la arqueóloga.

 

DESCUBRIENDO UNA NECRÓPOLIS

 

Sin duda, es un sitio maravilloso

¡Es un sueño para cualquier arqueólogo! Si observamos cómo fue la reconstrucción de la prehistoria diaguita y ánima siempre ha sido muy parcial, muchas de las piezas que existen en los museos fueron mal excavadas y eso hace que se pierda toda la información de contexto. De las doscientas ochenta tumbas que fueron encontradas en El Olivar está muy claro a qué se asocian, si es hombre, mujer o niño, qué tipo de actividad realizaban, si son textileros o chamanes, es decir, recobramos a toda una sociedad. Una gran novedad es que dentro de la cultura ánima, estamos viendo una variabilidad enorme a nivel social, porque han aparecido artefactos de oro, instrumentos musicales y un vínculo muy fuerte con los diaguitas. La costumbre de enterrar los cuerpos con camélidos persistió mucho más de lo que habíamos pensado.

 

Un cambio de paradigma donde la tecnología es un gran aporte

Realizaremos análisis genéticos, fechados de radiocarbono para ver exactamente hasta dónde llegaron los ánima y cuándo se establecen los incas. Estamos haciendo análisis de las vasijas para saber qué consumían, la dieta, sus hábitos… ¡todo!, es una ventana de información enorme y el uso de la tecnología es sumamente importante. Hemos realizado vuelos regulares de un drone y todos los contextos funerarios son relevados en 3D, lo que permitirá tener un alto grado de precisión.

 

¿Investigación que quedará plasmada en libros?

La Universidad de La Serena nos solicitó elaborar un texto de doscientas páginas sobre el hallazgo y eso es muy bueno, porque es independiente del libro que financiará Sacyr, empresa responsable de la construcción de la doble vía. Es probable que esto solo sea el comienzo; no me cabe duda que van a surgir más proyectos que quedarán para nuestros hijos y las futuras generaciones. Lo importante es que el texto será escrito en un lenguaje claro, cercano y sin mayores tecnicismos. También incluiremos un proyecto audiovisual con toda esta información.

 

¿Estás de acuerdo con la construcción de un viaducto para proteger este sector?

Creo que es la mejor alternativa para conciliar la necesidad de conexión de la carretera, ahora cómo este viaducto se ajusta a un museo de sitio, se debe pensar muy bien. Si no es un museo, otra opción es un memorial que incluya material gráfico, réplicas e información.

 

¿Y en lo personal, que ha significado para ti este gran hallazgo?

Ha sido un poco estresante porque vivo en Santiago y siempre he sido una mamá muy cercana. Cuando le comenté a mi hija Gracia que iba a estar más ausente por los viajes a La Serena, me dijo: mamá ¡me enojo si no lo haces! ¡estoy muy orgullosa de ti! Ella es mi cable a tierra y, afortunadamente, cuento con una gran red de apoyo familiar.

 

 

 

ABOGADA Y ESCRITORA

 

Paola quería ser actriz y poeta. Su padre la instó a estudiar leyes, pero se inclinó por la antropología y arqueología, sin conocer mucho del tema. Al terminar la carrera, le dio el gusto a su padre y, años después, se tituló como abogada en la Universidad de Chile.

 

“Mientras estudiaba leyes, avanzaba en mi tesis de arqueología. En ese momento no sabía a qué me iba a dedicar, pero con el tiempo pude vincular ambas carreras. Desde el 2006 hago clases de magíster de derecho ambiental, relacionado con los pueblos indígenas y patrimonio cultural. Cuando fui vicepresidenta del Colegio de Arqueólogos elaboré las acciones legales frente a la problemática del Dakar. Nosotros sosteníamos que esta competencia significaba una destrucción de los sitios arqueológicos y, desde el 2012, comenzamos a intervenir. Fue un trabajo muy interesante y mediático, pero lamentablemente no tuvimos buena acogida. Se trataba de una defensa muy férrea por el hecho de que estuviesen avalados por el Ministerio del Deporte. Lo importante es que dimos la pelea”, enfatiza.

 

La escritura está, también, muy vinculada a tu vida ¿cuántos libros has publicado?

Siempre me fascinó escribir y lo lindo de esto es que está muy relacionado con la arqueología. Escribo sobre temáticas que no son habituales, como el arte y el simbolismo. He publicado varios artículos en revistas científicas nacionales e internacionales y soy autora de tres libros: Lenguajes visuales de los incas (2008), Minería y Monumentos Nacionales (2205) y Arte y cultura diaguita (2013). Realicé además una producción audiovisual en 1998, titulada Incas y diaguitas a través de las imágenes, por el que obtuve un premio en el Cuarto Festival de Cine Arqueológico, en Bélgica.

 

¿Qué cosas te han cautivado de la arqueología?

Es un trabajo de mucha reflexión, de planteamientos y opiniones. Hay que someterse al cansancio, al sudor, físicamente es muy demandante y expuesto. Luego te encuentras con una página en blanco para transformar toda esa investigación en un relato que no es ficción y que se concentra en un tiempo que ya no existe. La arqueología tiene mucha magia… ¡me encanta lo que hago!

 

Una labor que, además, traspasa las fronteras

Desde el 2009 que viajo a la Amazonía peruana y tengo lazos muy fuertes con los indígenas shipibos. He ido tres veces con el objetivo de dilucidar el concepto del arte que existe detrás de esta cultura, muy vinculado al arte chamánico de los diaguitas y que es visto como una belleza sanadora, totalmente abstracta y con un gran manejo de la simetría. Los shipibos cantan estas configuraciones, es decir, los patrones o dibujos los pueden traducir acústicamente y es un canto sanador. Esto es muy bonito y mi objetivo es continuar profundizando esta investigación.

 

¿Y cómo ha sido la recepción de este pueblo?

Al principio fue muy extraño, pero como llevaba mis diseños diaguitas y las mujeres son dibujantes hubo un feeling muy bonito. Me hice muy amiga de una artesana que bordaba textiles simétricos maravillosos. Conocí a su familia y me pasó toda su producción de telas para que se las vendiera en Chile con una confianza infinita. Ella se enfermó y antes de fallecer, me pidió que me preocupara de su hijo Max. Lo ayudé con sus estudios y ahora él es profesor. La verdad es que su familia me adora y la tercera visita fue muy bonita porque la gente del pueblo nos abrió la puerta de sus casas y ya no éramos solo los antropólogos, sino sus amigos. Espero regresar algún día… cuando mi trabajo en El Olivar esté más avanzado.

 

“En diciembre del 2015, iniciamos la excavación en once tumbas y el resultado del hallazgo fueron doscientos ochenta cuerpos humanos, cincuenta camélidos articulados que acompañan a las tumbas ánima y cuarenta entierros secundarios”.

“La arqueología tiene mucha magia… ¡me encanta lo que hago!”

“Desde el 2009 que viajo a la Amazonía peruana y tengo lazos muy fuertes con los indígenas shipibos”.

Otras Entrevistas

DULCE DE ABEJAS
Mundo Empresarial
» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+1+5   =