Tell Magazine

Agenda » Tecnología

EDICIÓN | Febrero 2017
Una ciudad inteligente

No sólo se trata de eficiencia energética, cámaras de alta definición o tecnología en general. Una ciudad inteligente es aquella en que las personas se sienten cómodas y cohesionadas. Algo que aquí no pasa.

Cuando se habla de una ciudad inteligente, lo primero que se cruza en la mente es tecnología y modernidad. Esto por un concepto errado que tenemos y que nace con los celulares inteligentes o smartphones. Pero detrás del término hay algo mucho más simple: el replanteamiento del futuro en búsqueda de una ciudad interconectada, integrada y cohesionada. Una ciudad “más humana”.

Santiago sufre de este mal concepto. Cada vez son más las autopistas urbanas que incentivan hábitos personalistas arriba de un SUV y que segregan a sus habitantes por nivel socioeconómico o acceso al transporte. Estos límites del desarrollo han generado verdaderos guetos, cuya repercusión en el comportamiento de las personas es gigantesco: la población se siente discriminada, lo que provoca cólera y resentimiento, algo que finalmente desemboca en delincuencia y otros males.

En 1969, algunos expertos urbanistas creyeron en la idea de “ciudades genéricas”, donde se separaba la ciudad por tipo de trabajo, nivel socioeconómico y rango de poder. Y si bien esto no se concretó, nuestra capital no está lejos de eso. Últimamente, con la fuerte inmigración, este fenómeno de desarticulación social se ha visto aún más claro.

Santiago necesita replantear su futuro. Los avances tecnológicos en eficiencia energética y seguridad pueden ser necesarios. El uso de información de comportamiento social también. Pero más importante es la conexión intermodal entre comunas, generar espacios verdes públicos y, sobre todo, integrar a cada miembro de nuestra sociedad. Cuando entendamos eso, podremos avanzar y ser una ciudad verdaderamente inteligente.

OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+5+6   =