Tell Magazine

Columnas » TV

EDICIÓN | Febrero 2017

THE CROWN No todo lo que brilla

Por Sheldon
THE CROWN No todo lo que brilla

NETFLIX

Corre 1947 y aunque el imperio británico es uno de los vencedores de la Segunda Guerra Mundial, sus días como la mayor potencia del planeta definitivamente han quedado atrás. Hay racionamiento y el rey Jorge VI, consciente de la gravedad del cáncer al pulmón que padece, comienza a delegar poder en la mayor de sus hijas, Isabel, casada con un arrogante oficial de la marina, de sangre azul pero de origen foráneo.

En medio de ese panorama aún sigue operando el primer ministro de la guerra, Winston Churchill, una celebridad nacional, pero también un hombre viejo y mañoso que ha sido reelecto por un nuevo periodo. Según The Crown, la exitosa producción de Netflix que acaba de ganar un Globo de Oro como mejor serie y mejor actriz para la protagonista Claire Foy como la reina, tras la actitud flemática la familia real es un hervidero de chismes y luchas de poder. Hay romances velados (la princesa Margarita con un alto asesor del rey) y resentimientos que se arrastran por lustros, como el que sufre Edward, duque de Windsor, el rey que abdicó en los años treinta por el amor de la estadounidense divorciada Wallis Simpson.  

Creada y escrita por Peter Morgan, la pluma tras cintas que abordan la historia reciente de Gran Bretaña como The Queen (2006), The Crown reúne algunos de los mejores elementos de este tipo de dramas palaciegos típicos de la industria audiovisual inglesa, donde las condiciones de clase, las tradiciones y los impulsos naturales constantemente colisionan. Es un mundo contradictorio donde nadie parece estar muy a gusto con las obligaciones y preocupaciones propias de un país acostumbrado a dictar las reglas, pero tampoco dispuestos a abandonar sus privilegios

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+8+8   =