Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Octubre 2016

Sin Tapujos

Raffaella di Girolamo Terapeuta Sexual
Sin Tapujos

Hablar de sexualidad sigue siendo difícil. Mucho más enfrentar que se tiene un problema. Desde su consulta, esta profesional ayuda cada vez a más parejas que se atreven a conversar, que quieren derribar mitos y aprender de las necesidades mutuas. Y también pretende enseñar a las futuras generaciones que no hay nada tabú ni prohibido en el diálogo franco y directo.

Por Carolina Vodanovic G. / fotografía Andrea Barceló A.
Cada viernes dedica dos horas a contestar su whatsapp. Es la única manera de conseguir una cita en la apretada agenda de esta psicóloga, experta en terapia sexual individual y de parejas, que divide su tiempo entre la consulta, la Municipalidad de Santiago —donde coordina el Programa de Educación Sexual Integral— y las múltiples charlas y talleres que imparte. “Se está dando mucho que grupos de mujeres se reúnan y me pidan que les dé una charla. Definitivamente, hoy la gente quiere aprender de sexualidad”. 
 
Simpática, y muy directa, pasa deslenguada por cada uno de los temas que le planteamos. Así lo demostró en el Segundo Encuentro de Sexualidad realizado en Santiago, donde pudimos verla en acción. Parte importante de  su trabajo consiste en derribar mitos y enfrentar temas tabúes. Y ella lo sabe.
 
La hija mayor de la actriz Claudia di Girolamo, hace varios años decidió usar sólo el apellido de su madre —su nombre de nacimiento es Raffaella Frigerio—, a quien reconoce como su verdadera familia. Así no más, tajante. Tan tajante como el polémico libro 100 Preguntas sobre Sexualidad Adolescente, en cuya elaboración no participó directamente, pero que considera que, aunque tiene espacios perfectibles, se trata de cuestionamientos válidos en un proyecto que visibilizó las preguntas que los propios jóvenes se plantearon sobre el tema.
 
¿Cómo llegaste a convertiste en psicóloga, experta en terapia sexual?
Producto de una lesión, a los diecinueve años, tuve que dejar la danza y fue lejos el momento más difícil de mi vida. Opté por una carrera completamente desconocida. Una amiga me recomendó psicología y me metí a ciegas. Siempre me gustó mucho leer, la filosofía, la literatura; quise meterme en algo que no tuviera nada que ver con nada, ni con mi familia, ni nada, quería aprender de cero. 
 
¿Y por qué el tema sexual?
Durante la carrera, mi primer interés fue el tema de las adicciones y me fui a trabajar a la cárcel de mujeres. Ahí me di cuenta de que existía un gran tema con la sexualidad, justamente porque de todas mis pacientes, no había ninguna que no hubiera sido abusada de una u otra forma. Hice un diplomado en reparación sexual y empecé a desarrollar, dentro de la cárcel, un trabajo de sexualidad en la identidad y la conformación de familia y luego tomé un postítulo en sexualidad, que incluía el tema de pareja. Así, de a poco, me fui armando.
 
Recuerda que cuando niña, en el colegio Saint George, aprendió la parte biológica de la sexualidad, pero fue de adolescente, viviendo en Estados Unidos, que se enteró del tema con todas sus letras: “Ahí se hablaba mucho de sexualidad, porque los programas educativos lo incluían. Tuve que conversar con mi mamá el tema de la regla, del deseo, de la masturbación y volví a Chile con una apertura, desde el aprendizaje, que mis compañeros no tenían”.
 
Raffaella es madre de una pareja de mellizos adolescentes, con quienes también ha debido enfrentar el tema. “Trabajo mucho en abuso sexual y, por lo mismo, soy muy paranoica. Ellos han tenido que escuchar mis charlas y cátedras desde chicos y han crecido y evolucionado con mis aprendizajes. Hablamos mucho del tema, aunque soy súper pertinente en lo que les digo, pues todavía son chicos. La sexualidad tiene etapas y procesos; más que nada les doy la libertad de que sientan que no hay nada errado en la sexualidad y, por supuesto, que hay que cuidarse. 
 
¿Por qué a los adultos nos cuesta tanto hablar de sexo con nuestros hijos?
Tanto a padres como a madres les cuesta, porque estamos concentrados en la sexualidad, heterosexuada y muy coital. Pero si lo pensamos más allá, esos padres tampoco han sido educados en el tema. Que yo sea adulto no quiere decir que tenga una sexualidad plena. Si tengo más años y no estoy conectada con la sexualidad, es peor, hay más represión, más deber ser y más control. Y al final, el miedo de los padres es al embarazo adolescente no a la sexualidad.
 
¿Somos los padres responsables de muchas de las disfunciones de los hijos el día de mañana?
Somos los adultos los responsables, no los padres. Yo no estoy de acuerdo con que la sexualidad se eduque en casa. Los adultos somos responsables en la medida que no sabemos, entonces en vez de educarnos para educar, damos por hecho que la sexualidad es espontánea, que va a suceder. Entonces pasa que los niños acceden a la pornografía, a internet y finalmente copian o imitan un modelo que es irreal y que lo único que va a crear es frustración. 
 
“Si yo no miro la sexualidad como solo un encuentro, sino como un ser sexuado que tiene que encontrarse a sí mismo, que quiere tener autoestima, que se siente cómodo con su cuerpo y con sus sensaciones, entiendo también que se trata de salud y bienestar. Hay que dejar de ver nuestros órganos sexuales como zonas raras o escondidas del cuerpo que en algún minuto se van a activar solas. Hay que educar para saber”.
 
¿Qué rol juega el Estado en la educación sexual de la población?
En la actualidad existe una ley que dice que todos los establecimientos deben tener educación sexual, pero no tenemos un ente regulador de políticas públicas, así que no sabemos si esta ley se cumple a cabalidad o no. Yo sí puedo hablar por la Municipalidad de Santiago, porque coordinoese programa y puedo certificar que tenemos el sesenta por ciento de nuestra población con educación sexual, y que a fines de años vamos a cumplir con la totalidad. Es de Prekinder a Cuarto Medio, entendiendo que en los cursos pequeños no vamos a hablar de coito sino de las partes del cuerpo, de los límites, de prevenir abusos sexuales, mientras que a los más grandes les tenemos que hablar de violencia en el pololeo, de proyectos de vida; generar proyecciones para que ellos sepan cómo cuidarse. Hace poco hicimos una feria de educación sexual y resultó una maravilla. Hablamos de transgénero, de familias diversas, todo contado por los propios niños a los transeúntes… eran ellos los que enseñaban. 
 
Entonces, la clave está en educar más allá del riesgo de embarazo…
Por supuesto, la sexualidad no se puede acotar a un embarazo adolescente… si te fijas ya es terrible hablar de embarazo adolescente y no de paternidad adolescente. Hay que ser contemporáneos y entender que las responsabilidades son mutuas, porque si no todo sigue recayendo sobre las mujeres. 
 
EN SU CONSULTA
 
En los quince años que lleva impartiendo terapias sexuales individuales o de pareja, ha escuchado de todo. “Atiendo sólo adultos y veo que hay mucho desconocimiento, mucho miedo. Lo bueno es que la gente quiere aprender y está dispuesta a hablar. No sabe cómo, pero está tratando de hacer algo al respecto”.
 
¿Les cuesta mucho llegar a la consulta?
Sí, normalmente son tres cancelaciones antes de llegar… (se ríe).
 
¿Y cuándo llegan?
Hay quienes encuentran que soy un poco confrontacional. Pero es que trabajo mucho desde abrir una realidad. Los tabúes y los mitos no son espacios que como terapeuta voy a contener, por lo tanto, soy bastante directa en el trabajo que vamos a realizar y ellos deben comprender que es su realidad. Suele suceder que la pareja llega por un tema y terminamos trabajando por otro. Una mala sexualidad suele ser el resultado de otras cosas, a no ser que me haya acompañado toda la vida y que nunca en diez años de matrimonio lo haya pasado bien.
 
¿Y pasa mucho?
Sí, pasa porque nunca supieron hacerlo. Dos personas que no pudieron leer sus cuerpos, que pensaron que todo era natural, que supusieron que la penetración les iba a dar placer, pero no se atrevieron a dialogar y que han acarreado miedos. Llegan a mi consulta porque sus maridos les dicen que tienen un problema y ninguno de los dos sabe lo que está haciendo. ¡Si la sexualidad no siempre se va a dar de manera espontánea! Hay gente que la disfruta, pero no es así en el ciento por ciento de la población.
 
¿Se culpan unos a otros?
El hombre muchas veces dice que el problema es de su mujer, pero cuando yo les hago ver que su pene no es una varita mágica, atinan. Cuando les hace sentido lo que les dices son más mateos que las mujeres, que suelen ser más flojas en los ejercicios. Un hombre en terapia suele ir como caballo de carrera.
 
¿Siempre hay resultados positivos?
No, algunas veces las parejas se separan. Pueden llegar a la consulta por un tema sexual y después darse cuenta de que hace cinco años que no se aman. Hay veces que uno hace separaciones preciosas, desde el cuidado y el cariño, sin daños. Pero hay otros casos en que sólo es sexualidad, entonces se ponen las pilas y tienen resultados increíbles. Uno no puede hablar solo de sexualidad en terapia, porque se trata de un tema integral al ser humano… es como que te hablara de pena y sólo de pena, sin pasar por las angustias, los miedos, las alegrías. No puedo pensar que hablar de sexo es solo resultado de un encuentro. Si pienso así, estoy muy equivocado.
 
¿Has vistos grandes cambios en estos años?
Parece que la gente se atreve más con el tema… Hoy recibo consultas más directas, antes la gente se iba más por las ramas. Años atrás consultaban mucho por falta de deseo en la mujer —comúnmente llamado frigidez— y, en el caso de los hombres, las dudas más frecuentes tenían que ver con cuánto duraba una erección. Ahora las consultas tienen relación con el estrés y la ansiedad, con cuánto estos problemas afectan la respuesta sexual. Veo que la gente está súper ansiosa y no disfruta el proceso de la relación. Todos los temas pasan por un inicio, que es la falta de deseo, o por un final, pero lo que a mí me gusta trabajar es el intermedio.
 
¿Todavía hay un “deber ser” en el sexo?
Es lo que más hay. Hay formas condicionadas, toca aquí, toco allá y terminamos. La meta sigue siendo el orgasmo y no disfrutar. Quienes no tienen un orgasmo, por consecuencia, sienten que tienen una dificultad, un problema o que sencillamente están dañados, que vienen mal de fábrica. Y acarrean mucha frustración, por lo que hay que reestructurar toda la situación… Cuando no hay temas de pareja, de comunicación, cuando no hay daños o infidelidades, sino que sólo problemas sexuales, uno desmitifica ciertas cosas y se resuelve. 
 
“Como terapeuta, yo no puedo decidir qué es lo mejor para una pareja. Tengo pacientes que llegan contándome que otro profesional les recomendó separarse, pero yo no le puedo decir eso a una pareja que está luchando. Más bien los invito a luchar juntos. Me llegan pacientes súper diversos y yo me debo adaptar a lo que ellos necesiten, les voy dando herramientas en relación a la realidad del otro, a los dolores del otro. Cada vez que doy una charla trato de que sea simple, no uso grandes autores, ni pretendo validarme intelectualmente. A la gente le sirve entender que esto es más amplio, más libre. Creo que la clave está en no enjuiciar, en ser abierto a las necesidades del otro”.
 

"Ahora las consultas tienen relación con el estrés y la ansiedad, con cuánto estos problemas afectan la respuesta sexual. Veo que la gente está súper ansiosa y no disfruta el proceso de la relación. Todos los temas pasan por un inicio, que es la falta de deseo, o por un final, pero lo que a mí me gusta trabajar es el intermedio"

Otras Entrevistas

Agua Para Todos
Mundo Empresarial
Incansable
Mujer
» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+8+8   =