Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Julio 2016

Casa de Italia: Patrimonio y referente de italianidad en Viña del Mar

Por Emilio Toro Canessa, Profesor de Historia y Geografía, Lice nciado en Historia, Investigador Arch ivo Histórico Patrimonial I. Municipalidad de Viña del Mar.
Casa de Italia: Patrimonio y referente de italianidad en Viña del Mar

La Casa de Italia fue la concreción de un gran sueño y esfuerzo de miles de italianos radicados en la región de Valparaíso desde inicios de 1900. Representa la alianza de un colectivo migrante en la zona y la fusión de diversas organizaciones sociales y culturales, que dieron origen a una institución de sociabilidad.

La idea de crear un gran centro sociocultural y deportivo italiano nace de connotadas figuras en Viña del Mar, quienes, además, serán sus fundadores, estos son: Ettore Petri, Agustín Viale, Bartolomé Traverso, Juan Valle, Pedro Cotroneo, Pelegrino Cariola entre otros.

Sus orígenes se remontan al 17 de marzo de 1912, en calle Valparaíso 462, espacio donde se crea el Club Italiano de Viña del Mar, que a su vez agrupará a diversas instituciones italianas, entre ellas, el club ciclista italiano de Viña del Mar, fundado en 1910. Con el tiempo, el club italiano ira creciendo y será necesario trasladarse. El 11 de mayo de 1933, se instalarán en el nuevo edificio construido en calle Viana 463, donde pasa a funcionar la Casa degli Italiani. Será en este edificio donde se agruparán diversas instituciones sociales, culturales y deportivas, además de funcionar en este inmueble la Scuola Italiana de Viña del Mar, con los dos primeros niveles de educación, hasta mediados de 1950.

La actividad realizada por la casa de los italianos empezó a dar frutos, como el triunfo de Giorgio Devoto, quien se coronó campeón de Chile en la competencia de tres millas marinas, llegando a ser conocido como el “As de la Casa de Italia”. Cabe destacar, además, que las diversas actividades sirvieron como aporte para enviar dinero a la reconstrucción de Chillán, en 1939, y la ayuda enviada a Italia para su recuperación luego de la Segunda Guerra Mundial. Esto nos habla de un compromiso, entrega e inserción social que podría ser digno de imitar.

Hacia finales de 1950, la gran casa de los italianos nuevamente se vuelve pequeña. Será hacia fines de este periodo cuando, en una reunión de directorio, Agustín Viale proponga comprar una nueva propiedad. En principio la idea originaria fue comprar el edificio donde funcionaba el club italiano de Valparaíso, en calle Rodríguez con Pedro Montt; para ello, en 1962, se crea la Inmobiliaria Circulo Italiano de Valparaíso S.A., lográndose la compra del edificio y posteriormente su venta. El proyecto inicial de trasladarse a Valparaíso se reemplazó por la venta de ambos inmuebles, el de Viña del Mar y el de Valparaíso, para comprar un nuevo edificio en Viña del Mar, para lo cual se creó la Inmobiliaria Casa de Italia, que concreta la compra, en 1962, de la casa Mustakis en Calle Álvarez esquina Villanelo, lo que da origen a “La Casa de Italia1”, con mil doscientos socios. Este gran referente de italianidad en la zona logró reunir diversas instituciones, entre ellas el consulado italiano, el círculo deportivo que contó con cancha de bochas, piscina, rama de atletismo y ciclismo, la sociedad Canottieri Italiana, el círculo de profesionales de origen italiano y la sociedad cultural Dante Alighieri y, por un tiempo, el Comité de italianos en el extranjero (COMITES).

El preservar la casa de Italia es deber de toda la comunidad, ya que es uno de los pocos inmuebles representativos del eje Viana Álvarez, además de haber sido el centro social, cultural, deportivo, y la segunda residencia de miles de descendientes de italianos en la zona. La casa es parte importante del patrimonio histórico y cultural de nuestra ciudad.

Este inmueble se construyó en la década de 1920 para el dueño de la fábrica de paños Bellavista Tomé y quien, por prescripción médica, se debía trasladar a la ciudad jardín. Al fallecer, la propiedad la adquirió su sucesión que, en 1941, la vende al inmigrante y empresario griego Jorge Moustakis. Este, a su vez, la vende más tarde a un colectivo de inmigrantes italianos, quienes, con esfuerzo y tesón, plasman en esta propiedad el propósito de transmitir la cultura italiana.

Imagen1: 2º Concurso de memoria fotográfica en Viña del Mar, enviada por Ennio Gnecco Valdés

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+2+7   =