Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Junio 2016

La mujer de Korta

María Consuelo Corta Korta Wines
La mujer de Korta

Esta madre de tres hijos, y única mujer de cuatro hermanos, ha sabido continuar el legado de su padre. Internándose en un mundo manejado por hombres, ha llevado con dedicación, esfuerzo y orgullo las empresas de su familia, que hoy se resumen en una agrícola, una conservera y en la reconocida viña Korta, ubicada en Curicó.

Por Bernardita Watkins V. / fotografía Margarita Landeta R.

Aunque la primera impresión es la de una mujer fuerte y más bien distante, rápidamente María Consuelo (48) deja ver su personalidad extrovertida y cautivadora. Es la tercera de cuatro hermanos, la única mujer y es también madre de tres hijos: Francisco, Andoni y Agustín. “Siempre me desenvolví en un ambiente de hombres, me gusta y me acomoda. Quizás por eso, desde niña siempre me gustó el mundo masculino, lo encontraba más entretenido... No me gustaban las cosas de mujeres, nunca jugué con una muñeca…”.

Curicana de toda la vida, estudió en la Alianza Francesa y luego Ingeniería Comercial en la Universidad de Chile: “Salí del colegio, estudié, me casé a los veintidós años y decidimos venir a vivir a nuestra ciudad natal”. Luego de formar algunos negocios propios, entró a trabajar a la curtiembre, empresa familiar liderada por su padre, Francisco Corta, la que estuvo en manos de la familia, desde 1960, y que llegó a tener ciento cincuenta trabajadores. “A los dos años de matrimonio nació mi primer hijo y después de que nació el tercero, dejé de trabajar. Luego emprendí un nuevo negocio, hasta que, el año 2000, mi papá murió de forma muy inesperada, y junto a mis hermanos decidimos que me haría cargo nuevamente de la curtiembre”.

EL LEGADO FAMILIAR

Una curtiembre, una conservera, una agrícola y una viña han sido los negocios de la familia Corta en Curicó. La curtiembre fue vendida el año 2014 y, en la actualidad, Korta Wines es liderada por Juan Francisco, la conservera, Frutas de Curicó, por José Luis y Kortafrut, la agrícola, por Consuelo. Con campos en Sagrada Familia, Zapallar, Itahue y Sarmiento, Kortafrut produce, cerezas, uva, avellanas y ciruelas, abasteciendo tanto a la viña, como a la conservera.

¿Por qué te haces cargo de la curtiembre tras la partida de tu papá?
Mis otros dos hermanos estaban a cargo de la viña y la conservera, respectivamente. A mí me gustaba mucho el negocio del cuero y ya había trabajado con mi papá años antes; él me había enseñado muchas cosas. Además, me encantaba este mundo; el proceso del cuero para mí es fascinante, me gusta mucho también el contacto con los trabajadores. El 2014 se vendió la curtiembre porque dejó de ser rentable para nosotros.

Tras la venta de la curtiembre, además de liderar y diseñar una nueva estructura administrativa para la agrícola, Consuelo asumió el desafío de comercializar el dos por ciento de la producción de Korta Wines en el mercado nacional.

¿Cuál ha sido la estrategia comercial de Korta Wines para el mercado nacional?
Nuestra estrategia es la diferenciación, contamos con un muy buen producto, tenemos distintas cepas y un buen vino. En el mercado nacional, vendemos cuatro mil cajas de doce botellas cada una. Por ahora, no hay distribución en Santiago; el ciento por ciento de la distribución nacional es regional, principalmente en Curicó a través de nuestra sala de ventas y también en Osorno y Punta Arenas, para lo que hemos buscado canales de distribución personalizados. El resto, unas ciento cincuenta mil cajas, lo exportamos.

¿Cuales son tus expectativas para la distribución en Chile?
En el corto plazo, llegar a Santiago y distribuir en restoranes en los que, a través de una atención personalizada, se pueda ofrecer nuestro vino. También en negocios gourmet y ojalá entrar a un par de hoteles boutique a los que llegan extranjeros, ya que nuestros vinos son una excelente alternativa. En el mediano plazo, queremos acondicionar una casa patronal muy bonita que tenemos, quizás como hotel o para hacer turismo en la viña.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser una mujer en el rubro del vino?
En general, el mundo de los negocios es muy machista, aunque eso nunca ha sido un problema para mí; al contrario, ha sido un plus, pues a los hombres les llama la atención. Pero a la hora de los negocios… da lo mismo si eres hombre o mujer.

¿Cómo es el comportamiento de las chilenas con respecto al vino?
Están tomando más vino y lo que más consumen es espumante. En general, el público sabe mucho, la mayoría identifica las cepas que le gustan.

¿Cuál es tu vino preferido?
Irune, un reserva blanco que es un viognier, riesling y sauvignon blanc. Exquisito como aperitivo y con pescados blancos.

UNA MUJER DE NEGOCIOS

¿Qué sientes al mirar lo que han logrado?
Un orgullo tremendo. Todo esto lo empezó mi papá y él no tenía nada cuando llegó a Curicó. Todo lo logró porque era visionario y muy trabajador. Realmente es un orgullo el legado de mi padre. Nosotros hemos seguido trabajando juntos, lo que no es menor. Muchas veces el legado desaparece cuando muere el padre, pero como hermanos hemos continuado trabajando muy bien y hemos seguido invirtiendo en lo que nos parece rentable.

¿Cuál ha sido la clave del éxito?
Lo que nos dejó mi papá fue su trabajo. Él nos enseñó la manera de trabajar, con esfuerzo y responsabilidad. Además, se debe tener visión, considerar nuevos proyectos y reinvertir lo que se gana. Se debe estar dispuesto a tomar riesgos, pero para ello se requiere información y evaluar muy bien las decisiones. Todos nosotros estudiamos, a diferencia de nuestro papá, y ha sido clave el trabajo y la responsabilidad. Esa es la base de cualquier negocio, llegar a la hora y dar el ejemplo a los trabajadores.

¿Cuál es tu estilo de liderazgo?
Muy cercano. Lo más importante en una empresa son las personas, todo lo demás se puede comprar: maquinaria, infraestructura... La diferencia la hacen las personas... Es fundamental contar con un equipo de trabajo confiable, responsable... y yo soy cercana, confío en la gente. Doy responsabilidades y me gusta que se sientan bien, eso es lo más importante, que las personas trabajen con ganas y felices. De esa forma, estarán comprometidos y serán mucho más productivos.

Muchos y diferentes trabajos además de tres hijos. ¿Cómo se compatibilizan ambos mundos?
Mis hijos son lo más importante en mi vida y como más me he realizado, antes que como mujer, trabajadora o esposa, es como mamá. Mi rol de mamá es lo que me ha hecho más feliz. Siempre he trabajado y en Curicó se hace fácil, los niños iban al colegio y yo llegaba a la hora en que ellos llegaban. Almorzábamos juntos, fue siempre muy compatible. Acá se pueden equilibrar muy bien ambos roles.

Tus tres hijos están en la universidad en Santiago, ¿en qué momento los ves?
Por el trabajo, viajo bastante a la capital. Voy en la tarde, como con ellos y al día siguiente salgo a trabajar tempranito. Eso ocurre casi todas las semanas. Además, nos vemos los fines de semana cuando vienen a Curicó.

Trabajar en un mundo que supuestamente es liderado por hombres, ¿cómo ha sido?
En mi casa siempre fueron bien machistas, así que tenía que esforzarme para demostrar que yo también podía hacer ciertas cosas. Cuando me hice cargo de la curtiembre, había ciento cincuenta hombres trabajando, y de pronto llegó una mujer relativamente joven a ser la jefa. Me costó un poco, algunas veces se debe golpear la mesa, empezar a tratar de otra manera... pero eso pasa también entre mujeres.

 

"En general, el mundo de los negocios es muy machista, aunque eso nunca ha sido un problema para mí; al contrario, ha sido un plus, a los hombres les llama la atención. Pero a la hora de los negocios… da lo mismo si eres hombre o mujer”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+8+3   =