Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Mayo 2016

Diseños con cuento

Limoncella Aprons
Diseños con cuento

El crecimiento de esta propuesta ha sido total y absolutamente exponencial. Sin querer queriendo, las viñamarinas Claudia Campos y Giannina Dodero descubrieron un nicho de negocio que, en menos de un año, las tienen con mil proyectos en paralelo. Florerías, restaurantes, banqueteras y hasta una ONG hacen fila para lucir sus estilosos delantales y se aprontan para su primera exportación a Japón. Señores, esto recién comienza.

Por Macarena Ríos R. / fotografía Teresa Lamas G.

La genial idea de hacerse sus propios delantales de cocina, que fueran onderos y con actitud, prendió como pasto seco y, en poco tiempo, Limoncella ha logrado una identidad. Tal ha sido el éxito de sus diseños, que acaban de ser contactadas por la empresaria japonesa Akiko Yano, dueña de Amorico Company. Le interesa el producto exclusivo y el concepto handmade que Limoncella ofrece. “Estamos encantadas”, dicen ellas.

Como en todo emprendimiento, al principio todo fue ensayo y error. Recorrieron tiendas de género en Viña y Santiago. Escogieron con pinzas las telas y los estampados que querían. Y con croquera en mano fueron diseñando modelos hasta que dieron con el calce perfecto. Contactaron una modista —hoy trabajan con cuatro— y se tiraron a la piscina.

“Para la época de Navidad fuimos a algunos bazares de colegio y nos dimos cuenta de que ahí había un nicho no explotado. La recepción de la gente fue increíble. Nunca nos imaginamos la cantidad de pedidos que nos llegaron”.

El paso lógico fue abrirse a las redes sociales. Junto con el aumento de seguidores en Instagram les llegó una invitación para participar en la Feria Vanidades. “Entramos a las grandes ligas, pero al mismo tiempo supimos que debíamos ir con algo más y se nos ocurrió diseñar la línea Limoncella Arts”.

En la búsqueda por nuevos diseños de lona, se encontraron con una tela especial que la pedían mucho los artistas para trabajar en ella y a Giannina se le ocurrió invitar a su amiga Beatriz Mahan —artista gráfica viñamarina radicada en Barcelona— para que interviniera algunos delantales. Quedaron increíbles. Hicieron una edición limitada con la pechera pintada a mano y se vendieron como pan caliente.

La feria les dio una excelente visibilidad y las puso en vitrina fuera de Viña. A través de las redes sociales las ubicaron reconocidas blogueras nacionales como Claudia Varleta y Paulina Briones, creadoras del Blog a la Mesa, para hacer una clase de cocina in situ con sus femeninos delantales con pecheras pintadas o en composé.

PARA TODOS LOS GUSTOS

En el improvisado taller en la casa de una de ellas, las “limoncella girls” dan rienda suelta a su imaginación y creatividad. En una pizarra tienen anotados todos sus modelos con retazos de telas que representan a cada uno de ellos: Downtown Abby, Paris Chic, Big Polka, Bea, Undurraga, Calaca (uno de los más pedidos), Psychodelic, Gilda y Route 66. Con lunares, rayados, en blanco y negro, románticos, rockeros. Para todos los gustos y ondas. “Trabajamos siempre con lonas impermeables antimanchas y gabardinas. Sólo los detalles de vuelos y cintos son en B Stretch”.

¿El mayor desafío?
Lo que viene. Lograr que sea un producto de exportación.

¿Y cómo pretenden lograrlo?
Nos gustaría abrir un espacio en el aeropuerto y ofrecer esta línea de Limoncella Arts como suvenir. También posicionarlo en viñas boutique. La idea es otorgarle un valor agregado y que sea un medio de expresión artística.

¿Cuáles son los canales de venta?
Redes sociales, bazares y boca a boca.

¿Qué pasa con los hombres?
Estamos en deuda con ellos. Nos ha faltado tiempo para crecer más…

LIMONCELLA ART

Así se llama “la joyita” de Limoncella que tiene dos líneas de trabajo: la primera, con pecheras pintadas a mano por Beatriz y la segunda con la intervención de los ilustradores nacionales Hugo Tapia y Cristián Flores. “Ellos están creando la colección Chilenas con cuento. Una serie de mujeres mitológicas y legendarias chilenas que quedarán plasmadas en nuestras pecheras, usando una matriz digital.

¿A quiénes eligieron?
La Pincoya, la Quintrala, las Tres Pascualas y la princesa Llacolén. Son mitos muy potentes que a todas las mujeres les gustan o se sienten identificadas con algún rasgo: la sexy, la sufrida, la inocente, la malvada, etc.

¿Se viene una segunda colección pintada a mano?
Beatriz Mahan está trabajando desde Barcelona en una segunda entrega que debiera llegar a mediados de este mes. El hecho de que sean pintadas a mano y firmadas por ella le da cierta exclusividad al producto final.

¿Mantendrá los mismos colores?
Ella trabaja con una línea de colores bien específicos (rojo, amarillo, naranjo, celeste y negro). Sin embargo aceptó hacer para Limoncella una colección en turquesas, verdes y rosas. Algo completamente nuevo para ella y muy ad hoc para nosotras.

¿Han generado alianzas?
Acabamos de asociarnos con la Fundación Expande Vida (para la reconstrucción post cáncer de mama). La idea es ofrecer nuestros productos en los puntos de ventas que tienen ellos con El Mercurio y que un porcentaje de lo recaudado vaya a beneficio de la fundación. Tenemos una propuesta de un mall santiaguino, que estamos evaluando, y varias invitaciones a bazares. Por el momento, estamos trabajando a toda máquina con el primer pedido a Japón. Esto recién comienza.

 

"Nos asociamos con la Fundación Expande Vida (para la reconstrucción post cáncer de mama). La idea es ofrecer nuestros productos en los puntos de ventas que tienen ellos con El Mercurio y que un porcentaje de lo recaudado vaya a beneficio de la fundación”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+5+2   =