Tell Magazine

Columnas » Cine Paralelo

EDICIÓN | Mayo 2016

The Matrix

Por Maximiliano Mills / www.maxmills.com
The Matrix

Todos han tenido la motivación de querer cambiar el mundo para dejarlo un poquito mejor. Todos han estallado alguna vez con las ganas viscerales de comenzar una revolución cuando vemos la injusticia de la invasión de un país indefenso… ¿pero por dónde comenzar? Si mañana todos ¡pero todos sin excepción! dejáramos de comprar cierto producto, dejáramos de elegir una marca específica o nunca más adquiriéramos nuestros alimentos en una determinada cadena de supermercados sería la mejor forma de combatir al sistema del cual solo somos un micro engranaje.

Cuando en 1999 me reuní con “Julín” a comentar las últimas películas estrenadas, le pregunté su opinión por el fenómeno de ese año: The Matrix. Hasta el día de hoy no olvido su respuesta: “la película es una obra menor, pero la idea que plantea bajo la primera capa, ayayay”. En un espectro purista, esta es una película de ciencia ficción dura y compleja. Fue escrita y dirigida por los (entonces) hermanos Wachowski y protagonizada por Keanu Reeves, Laurence Fishburne y Carrie-Anne Moss. Terminó siendo la primera película de la ahora trilogía “The Matrix”, desde donde nacieron derivados como videojuegos, cómics y cortos de animación, además de toda una generación de culto con devotos seguidores que se sintieron representados por bits, combatiendo en modalidad de Bruce Lee pero controlando las leyes de espacio tiempo. Debido a su sorprendente lenguaje visual y metafísico la película fue reconocida por la Academia con cuatro Premios Óscar: Mejor Sonido, Mejor Montaje, Mejores Efectos Visuales y Mejor Edición de Sonido.

Keanu Reeves (Anderson) es Neo, un hacker de noche y un inofensivo programador durante el día. Pero siempre ha intuido que hay algo más que números binarios al otro lado de la pantalla. Hasta que el mensaje «Matrix te posee» aparece en su computador. Solo con esta pista, comienza la búsqueda de otro hacker del que piensa solo se trata de un mito: Morfeo (Laurence Fishburne). Busca respuestas existenciales como ¿qué diablos es Matrix? y ¿por qué dice poseerme? Pero Neo también es buscado por los enemigos de Morfeo y deciden con su equipo tomar contacto con él a través de la hacker Trinity (Carrie-Anne Moss).

Las respuestas que busca Neo solo las puede obtener renunciando a su vida terrenal a través del simbólico proceso de tomar una pastilla roja. Neo acepta ingerirla, ansioso por descubrir en qué consiste la verdadera realidad y descifrar de qué se trata la Matriz. Este es un mundo paralelo y Neo descubre que el mundo conocido por nosotros solo es una simulación virtual. Morfeo es el líder del grupo rebelde en esta nueva realidad detrás de la pantalla y está convencido que Neo es el elegido, según una profecía que lo describe como el que encauzará la lucha para acabar con el sometimiento a los seres humanos que realiza la Matriz. Comprometido con su nuevo destino, Neo se encuentra liderando el campo de batalla, combatiendo contra los agentes enviados por Matrix; unos programas de forma humana —cuyo jefe es el implacable agente Smith— que tienen la finalidad de acabar cualquier amenaza que pueda alterar la realidad de Matrix. En esta dimensión, los humanos que han despertado a la verdadera esencia que los circunda ahora son capaces de desafiar leyes mecánicas y físicas, durante las épicas contiendas ciberbélicas. Con el término del siglo XX, Matrix fue definida como una biblia digital debido a su filosófico contenido en cada giro de su vertiginoso argumento, a pesar de estar directamente influenciada por el anime japonés de 1995 Ghost in the Shell, algo reconocido por los Wachowski al utilizar la “yuxtaposición de tiempo y espacio en golpes de acción”.

Hace algunos años una de las cosas más surrealistas que me ha ocurrido fue divisar a Keanu “Neo” Reeves rodeado por las blancas montañas de Valle Nevado… hubiera sido más surrealista aún preguntarle si creía en la “revolución de un solo individuo”. Como afirmaba Jack Kevorkian: “cuando tienes hijos le has dado rehenes al sistema de la Matriz. Solo sin hijos se puede ser un verdadero revolucionario”.

 

Otras Columnas

¿Preparados para la cuarta revolución industrial?
Visión Emprendedora
Nexo redondo
Archivo Histórico
Oídos sordos
Presta Oído
Aventura en Europa
Rodrigo Barañao
Katal Hüyük, Una remota moderna antigüedad.
Asia Dónde Vamos
El Mar
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+5+5   =