Tell Magazine

Reportaje

EDICIÓN | Septiembre 2011

Bajo tierra

La historia de la iglesia de Pumanque
Bajo tierra

En la sexta región y particularmente en la localidad de Pumanque, ubicada en pleno Valle del Cachapoal, se guarda un secreto que ha durado por siglos, un secreto que está a punto de develarse, que tiene que ver con los próceres de la patria, con Manuel Rodríguez y su mujer Francisca de Paula. Pronto saldrá a la luz lo que, sin dudas, cambiará la historia de Chile. Póngase al día sobre las grandes cosas que están pasando en su región, en estas páginas

Por María José Pescador D./ Fotografías Bernardita Lazo

Muchos ya se olvidaron de la historia de nuestro país, como dijo en un programa de televisión el empresario Carlos Cardoen: "somos los chilenos, en general, muy malos para honrar a nuestros héroes". Esto en el contexto de lo que sucede en Pumanque. La historia cuenta que Manuel Rodríguez se enamoró de la aristócrata Francisca de Paula Segura y Ruiz, quien a pesar de haber nacido en la capital, vivía en su hacienda en "La Ciudad de los Cóndores". Pronto y a los quince años, Francisca se quedó embarazada de su amor. Un mes después (24 de abril de 1818) de que naciera el pequeño hijo varón llamado Juan Esteban Rodríguez Segura, el prócer y líder de los Húsares de la Muerte, pasó a otra vida. Tenía treinta y tres años cuando lo asesinaron  en las afueras de Til Til, pueblo ubicado al norte de la región Metropolitana, hace ciento ochenta y nueve años (1818).

Hoy la sexta generación existente gracias al amor surgido entre Manuel y Francisca, el empresario Juan Esteban Rodríguez Besa (54), busca la verdad sobre la historia que lleva en su ADN. Según distintas declaraciones en varios medios de comunicación, es ahora el minuto de saber si realmente el héroe está enterrado o no en el Cementerio General de la capital, ya que hay dudas sobre la certeza de que luego de exhumarlo en la iglesia de Tiltil, en 1894, sus restos hayan llegado efectivamente a Santiago.

Este descendiente pidió una exhumación y muestra de ADN. "Siento que la historia se merece saber la verdad. Manuel Rodríguez fue una persona que entregó su vida de la manera más desinteresada, pero que recibió el pago de Chile...".

<strong>LA IGLESIA DE PUMANQUE</strong>

Ahora entramos en materia. Primero se dudó sobre la existencia de este hijo, porque en aquella época el tener un niño fuera del matrimonio era mal visto por la sociedad y, por otro lado, debido a la inexistencia del certificado de bautismo que aún no ha sido encontrado. Pero las dudas se aclaran cuando en los registros de defunciones se menciona a Francisca de Paula como la "viuda de Manuel Rodriguez", además de encontrar el certificado de defunción, el que pasó de mano en mano por la familia hasta ser donado al Museo de Colchagua de Santa Cruz, en donde se exhibe actualmente; es decir no hay dudas de que corre sangre de héroe por las venas de varios herederos, porque los Rodríguez crecieron bastante en número.

Juan Esteban Rodríguez, hijo del héroe, fue un hombre muy respetado, Intendente de Copiapó y Talca, para luego obtener el cargo de diputado y más tarde senador, cargo en el que duró catorce años por la circunscripción de Curicó. También se dedicó a la agricultura en sus extensos territorios ubicados en Pumanque. Pero en lo que refiere a su vida privada dicen que era extremadamente prudente, sobre todo con respecto a su progenitor. Esto dado a que nunca lo conoció y a que su familia era muy religiosa y sentían vergüenza de descender de un hijo concebido fuera del matrimonio.

Cuando decimos que este hombre dejó varios herederos es porque se casó dos veces y tuvo catorce hijos, de ahí el apellido y sangre del patriota se desarrolló en varias ramas que existen hasta el día de hoy.

Por su parte, doña Francisca de Paula murió a los noventa y dos años en su hacienda. Y se dice que sus restos fueron sepultados bajo la iglesia del pueblo, como era costumbre en aquella época. Debido al terremoto del 27F, el ochenta por ciento del pueblo de Pumanque se vino abajo. Sus antiguas casas coloniales de adobe, cayeron, la casona de doña Francisca, hoy llamada Manuel Rodríguez, se mantiene, pero en malas condiciones. Y lo peor, o mejor -depende de cómo se mire- es que de la parroquia de Pumanque desapareció. Entonces, las dudas, las pocas precisiones, las ganas de saber, y todo lo demás que les hemos contado hasta ahora, están a punto de descubrirse luego de que se permitiera que se iniciaran las excavaciones en el lugar que dejó abierta la iglesia y en donde, según estudios específicos de la PDI, pudiera no sólo estar el cuerpo de Francisca de Paula, sino que además los restos de Manuel Rodríguez.

<strong>EN PRIMERA PERSONA</strong>

Pero hasta el momento todo son especulaciones. Aún no hay nada dicho. Más encima no se ha podido encontrar ni un retrato de Francisca de Paula y el único existente del prócer se encuentra en el Museo Nacional de Historia de Santiago. Por lo mismo, y para enterarnos bien de cómo va la cosa, partimos -equipo <em>Tell</em>, Rancagua- a buscar las últimas pistas de Manuel Rodríguez. La primera parada fue en el Museo de Colchagua, Santa Cruz, en donde hay exhibidas las pocas cosas que se pudieron rescatar del héroe: el reloj que tenía el día de su muerte, un sello con su nombre, una carta escrita de puño y letra para su amada, y otras en donde destaca su firma. Además hay una foto en placa, como se sacaban antiguamente, con el retrato de don Juan Esteban Rodríguez (hijo), y un rosario de este mismo.

De aquí partimos a Pumanque (a dos horas desde Rancagua), pueblo en donde transcurre una de las historias de amor más lindas de nuestro país. Aquí pasaba los días este fugitivo; decimos así ya que gran parte del tiempo de la Independencia, Manuel Rodríguez fue un fugitivo debido a los problemas que tenía con O´Higgins.

Una vez en Pumanque, lo primero que se aprecia es una carpa blanca que hace las veces de parroquia, y que se encuentra a un lado de la que se cayó. Por otro lado, está la construcción de la nueva iglesia, de estilo colonial y a cargo del arquitecto Benjamín Baeza, quien nos recibió y mostró el monolito hecho en honor a doña Francisca de Paula, que está ubicado en lo que era el piso del antiguo santuario, y en donde están a la vista las excavaciones que ha emprendido la PDI.

De aquí partimos a la casa de doña María Rita González, mujer que cuenta con una de las verdaderas monturas de Manuel Rodríguez y otra de Francisca de Paula. Ambas están bastante degastadas y son el tesoro de esta pumanquina. "Mi padre nació en 1905. Él era una persona apasionada por la historia y buscando, buscando, logró que le regalaran, como si nada, estas dos monturas, en las que se ve el sello que, según investigaciones de la PDI, corresponden al nombre del prócer y su mujer".

Luego de tocar las monturas por un rato, para sentirnos héroes por unos minutos, nos damos cuenta de que según el tamaño de la de Manuel Rodríguez, este tiene que haber sido un hombre muy bajo y de pies chicos, por los pequeños estribos. ¿A quién más podemos acudir? La señora Rita nos dice que vayamos a hablar con el señor Jorge Montero, ya que él es quien sabe todo lo que está pasando en cuanto a las excavaciones.

<strong>HISTORIA DE VIDA </strong>

"Yo no soy pumanquino de nacimiento, pero sí por adopción, luego de mi retiro de la Dirección General de Aeronáutica Civil. Después de cuarenta años de servicio, adquirí una pequeña parcela  en el Rincón de la Higuera, localidad rural distante a siete kilómetros del pueblo de Pumanque", cuenta Jorge. Este hombre, de profesión administrador de aeropuertos, se mantiene en la actualidad como jubilado, "pero con la voluntad y capacidad ciudadana de hacer cosas y ayudar a mis vecinos".

Nos cuenta que la necesidad de investigar acerca de la historia de doña Francisca de Paula, fue una inquietud que partió desde el mismo momento en que se instaló, el 2001, en esta localidad. "La historia de amor que se vivió en estas tierras está avalada por el párroco de la época en que llegué, el padre Iván Rojas, entusiasta sacerdote que lamentablemente fue trasladado a  Litueche".

Las investigaciones que don Jorge ha hecho le han ayudado a armar este difícil puzle. Cuenta que Francisca de Paula, por información de antiguos lugareños y por antecedentes históricos que aún investiga, se habría casado en la capilla de Reto, lugar distante  a unos diez kilómetros de Pumanque. Esa fue la primera iglesia establecida en la zona por los españoles y dependía de la Doctrina de Rapel, que tenía su asiento en la iglesia de Cahuil.

Pero desgraciadamente la capilla de Reto se incendió y los antecedentes históricos se perdieron. Posteriormente se construyeron en Pumanque dos pequeñas capillas que se destruyeron por incendios y terremotos, para finalmente, en 1824, construir la iglesia parroquial Consagrada a la Virgen del Rosario de Pumanque, en la cual está sepultada Francisca de Paula, según consta en el certificado de defunción del archivo parroquial. "Esta tercera iglesia se destruyó con el terremoto de 1906, quedando la tumba de Francisca entre las ruinas. La cuarta iglesia se terminó de construir en 1916, su torre se cayó por el terremoto de 1985 y el 27 de febrero de 2010 se  desplomó totalmente, encontrándose en la actualidad en el mismo estado". Cosa que nos consta, ya que estuvimos allí.

<strong>¿Por qué está tan seguro que Francisca de Paula está enterrada en este lugar?</strong><br /> Eso está lo suficientemente establecido y aceptado por cualquier investigador, solo resta exhumar sus restos, los que fueron detectados por un geo-radar de una empresa minera experta en estas operaciones, a mi requerimiento y en coordinación con la PDI y su Brigada del Medio Ambiente y Patrimonio Histórico, (Bidema), con el valioso concurso del prefecto inspector don Gilberto Loch, de Valparaíso.

<strong>¿Es verdad que los restos de Manuel Rodríguez podrían estar junto a los de su amada?</strong><br /> Yo pienso que sí, estoy seguro que sí. Primero, porque las exhumaciones que se han hecho en la tumba de Santiago corresponden a una persona mayor de cuarenta años, siendo que Manuel murió a los treinta y tres años. Lo que pasa es que cuando se hizo no se tenían las tecnologías para comparar ADN, que es lo que se está pidiendo ahora. Además el geo-radar indicó que existen restos mortales a dos metros de la tumba de Francisca, que serían de Manuel, sepultado en secreto.

<strong>¿Y podría haber más gente sepultada como se dice?</strong><br /> Antes de 1824, en el sector donde  fueron construidas las dos iglesias, existía el primer cementerio del pueblo, el cual  quedó enterrado en sus bases, situación que detectó el geo-radar, como asimismo un pasaje bajo tierra que conectaba la casa  del cura con la sacristía, a unos ocho metros de profundidad, hechos que deben ser investigados en detalle en los trabajos que se van a ejecutar, antes que se termine de construir la quinta iglesia parroquial.

<strong>FRANCISCA DEL ALMA MIA</strong>

Este es el nombre de una bella canción que hizo Carlos Weber Brown, en honor a esta emblemática mujer, que ha pasado casi tan inadvertida como el propio Manuel. Cosa que le indigna a don Jorge, quien lleva veinte años viviendo en Pumanque y viendo cómo las autoridades que han pasado no han hecho nada al respecto. "Estoy involucrado en la exhumación, ante la ignorancia, incapacidad y desprecio por nuestra historia que manifiestan las autoridades locales, provinciales y regionales sobre el tema. Además de la poca importancia que le ha dado este pueblo campesino que no ha sabido valorar lo que significa el privilegio de tener en esta tierra a quien fue la mujer y madre del único hijo de Manuel Rodriguez, cuya descendencia se manifiesta en catorce familias".

También nos cuenta que la exhumación de Francisca aún no se realiza, ya que esta depende de un proyecto que será entregado a la Intendencia de la VI región, el que de aprobarse otorgaría el financiamiento para los trabajos, los cuales tienen un rango científico de alta ejecución por personal calificado y en condiciones climáticas adecuadas, y obviamente con un alto costo. "Doña Francisca clama por su exhumación y quedar ubicada en una tumba digna a su condición de esposa del héroe Manuel. Francisca pidió ser enterrada en la iglesia de Pumanque, ella podría haberse sepultado en Santiago, de donde provenía, pero prefirió su pueblo y estar al lado de su amado, a quien habría rescatado desde Tiltil y llevado, por sus amigos y seguidores, por el camino de la costa a Pumanque".

<strong><em> "</em></strong><strong><em>Francisca pidió ser enterrada en la iglesia de Pumanque, y estar al lado de su amado, a quien habría rescatado desde Tiltil y llevado, por sus amigos y seguidores, por el camino de la costa a Pumanque", </em></strong><strong><em>Jorge Montero</em></strong><strong><em>.</em></strong><strong><em></em></strong>

<br class="spacer_" />

 

Otros Reportajes

» Ver todas los Reportajes


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+9+1   =