Tell Magazine

Columnas » Cine Paralelo

EDICIÓN | Abril 2014

Entre Copas (Sideways)

Por Maximiliano Mills / www.betweencliffsandairports.com
Entre Copas (Sideways)
El primer detalle de Entre Copas que nos da la alerta de estar presenciando una joya de película es su banda sonora compuesta por Rolfe Kent. Es una de las pocas piezas de jazz para ser disfrutado al exterior, con luz de sol, nubes viajeras, cruzando viñedos y manejando por valles de suaves vientos. Cada acorde es un maridaje con la intrigante edición que nunca anticipa el corazón de la película; ¿cuál será la siguiente chambonada de Jack?
Todo comentarista de cine alguna vez soñó con adentrarse en una película o ser dirigido por alguno de los maestros. Ya no tuve la ocasión de actuar para Kubrick, Hitchcock o Tarkovski. Pero la vida me bendijo con la oportunidad de recrear mi propia película Entre Copas con Rex Pickett, el autor de la novela y asesor del guión (ganador del Oscar). Cuando visitó Chile entre el 2012 y 2013 lo contacté  como un admirador más— para ofrecerle un refugio frente al mar y escribir con tranquilidad. El día que me citó en Santiago era la cata de los viñateros “Chanchos Deslenguados”, así que lo invité. Pasé al departamento que arrendaba en Santiago con Pamela, su novia, y nos fuimos “de copas” a escribir con tinta de cepas nuestro primer episodio.
 
El director y esta comedia fueron nominados al Oscar como los mejores del 2004. Dirigida por Alexander Payne, es la película que consolidó a Paul Giamatti como un actorazo y a Payne (About Schmidt, The Descendants, Nebraska) como el director más humano de la industria (gigantes como George Clooney o Jack Nicholson frente a su cámara dejan de actuar y les va desarmando el alma en capas). Costó Usd $16 millones y recaudó $110. Relata la historia de una inusual despedida de soltero: Miles y Jack, dos amigos cuarentones y un viaje en auto de siete días por los viñedos de Santa Ynez, California. Solo jugar golf y recorrer viñedos. Nada de fiestas o bailarinas… ¿suena aburrido, no? Pero Jack, un actor sobreviviendo con publicidad en Tv, es un inseguro Don Juan que quiere acostarse con todas las mujeres que pueda antes de comprometerse a ser monógamo ante Dios. Jack se aparta del plan original aumentando la ansiedad de Miles, quien por esos días espera la respuesta de la última editorial que está revisando su novela.
 
Mi segundo encuentro con Rex y Pamela fue como invitado en la casa de huéspedes de Viña Casa Marín en Lo Abarca. La semejanza del valle con las locaciones de la película me impactó. Aquí noté que algunos gestos de Rex habían sido traspasados por Payne a Entre Copas ¡ahora si realmente comencé a sentirme dentro del siguiente capítulo de la película! Pero el guión aquí se aparta y muestra cómo el desbocado Jack termina por hacer colapsar al ya presionado Miles, involucrándolo en mentiras, citas dobles y una peligrosa operación comando, antes de regresar a su matrimonio en San Diego. Saliendo de la iglesia Miles se encuentra con su ex-esposa, quien le cuenta que ya no toma vino por su embarazo. Esto desploma a Miles. No va a la fiesta. Pasa por su casa y se dirige a engullir una hamburguesa en un restaurante de comida rápida, tomándose en vaso plástico su preciado Château Cheval Blanc, ¡Cosecha 1961!
 
El tercer acto de mi Entre Copas fue cuando recibí a Rex y Pamela. Venían de recorrer las mejores viñas del centro-norte de Chile, por lo que llegaron con un cargamento de vinos celestiales. Estos se sumaron a las gemas de mi cava formando un “Drink Team” de antología. En las noches me transformaba en la versión local del chef del Hitching Post de Santa Ynez, cocinando para ellos y conversando muchos vinos, frente al fuego y bajo las estrellas. A la hora de almuerzo visitábamos las mejores marisquerías, pero el vino llegaba con nosotros. Esta vivencia fílmica-verídica fue un honor sibarítico y un privilegio cinematográfico. Soy un agradecido.
 
Este Cine Paralelo cierra la recopilación de películas que darán vida a mi libro, que saldrá publicado en junio próximo. Rex, posteriormente, escribió una secuela de Entre Copas llamada Vertical (2010), donde continúa narrando las peripecias de Miles y Jack, esta vez recorriendo viñas en Oregón. Y a estas alturas apreciados lectores, ¿ya adivinaron el motivo de Rex para venir a Chile? ¡Exacto! Miles y Jack estuvieron recorriendo Colchagua, Maipo, Casablanca, Limarí, Apalta, Cauquenes y Lo Abarca… ¡se viene un Entre Copas acompañado de pebre, piure y pipeño!
 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+4+6   =