Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Marzo 2014

Alma Inclusiva

Marcela Mohammad, fundadora Adapta Chile
Alma Inclusiva
Esta chilena moscovita es diseñadora gráfica, dirige su propia pyme, está terminando sus estudios de educación diferencial y desde esta arista, se fue involucrando en un hermoso programa que beneficia gratuitamente a cientos de niños, jóvenes y adultos con Síndrome de Down, autismo y discapacidades motoras, mediante el surf, bodyboard y otras actividades.
por Maureen Berger H. / fotografías Vernon Villanueva B. y gentileza de
Marcela Mohammad
Una joven surfea feliz en playa La Boca de Concón, surca las olas segura y confiada. Tiene veinticinco años y posee Síndrome de Down. No está sola, sus instructores y Marcela Mohammad la miran desde cerca a ella y a los otros alumnos con trastornos psiquiátricos, autismo, discapacidades motoras visuales y auditivas. Ellos participan en un programa gratuito dirigido por la Corporación Adapta Chile, basado en la inclusión, que nace en la Región de Valparaíso.
 
Marcela es socia fundadora y la directora de comunicaciones de esta entidad que se constituyó formalmente el 2013, pero que lleva haciendo talleres deportivos inclusivos desde el 2011.  “Comenzamos con surf, bodyboard y diez alumnos y hoy —después de casi tres años— estamos impartiendo un programa gratuito en alianza con establecimientos educacionales y agrupaciones que beneficia a más de cien personas con la más alta gama de diversidad. Dentro de ellas, está la discapacidad intelectual moderada y leve, discapacidad motora, discapacidad sensorial (visual y auditiva) y niños con autismo. También se incorporó a jóvenes con trastornos psiquiátricos y niños que viven en hogares o provienen de contextos vulnerables, esperando abrir oportunidades a más necesidades especiales”, comenta.
 
Adapta es dirigida por Pablo Zamora y otros directores, que mueven a cientos de voluntarios. En el presente, imparten ocho deportes al aire libre (de agosto a diciembre), más nuevos talleres de corte creativo. Cuentan con el respaldo y patrocinio de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y se financian, principalmente, a través de fondos concursables.
 
MOSCÚ Y BARCELONA
 
Marcela nació hace treinta años en Moscú, su padre es iraquí y su madre es chilena, y a los tres años se radicaron en Chile, donde ella creció y ya mayor fue adquiriendo el gusto por el diseño gráfico, carrera que cursó en DUOC UC Viña del Mar. Una vez titulada, trabajó un tiempo en la zona, pero siempre con el deseo fuerte de viajar para ver el mundo. Así, partió junto a su pareja a vivir a Barcelona, España, donde se quedaron tres años.
 
¿Cuándo vinculaste el diseño y la educación diferencial?
Fue en Barcelona, me tocó trabajar en una editorial con gente especialista en educación diferencial. Me fascinó lo que hacían, me interioricé bien y una vez en Chile, ingresé a la carrera en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, donde ya pasé a cuarto año. Para mí, ambas instancias están unidas siempre por los componentes de la innovación y el emprendimiento, que considero son el motor de cualquier actividad que yo desempeñe.
 
En España también creaste tu propia
empresa de diseño…
Sí, allá nació mi pyme Almundo Diseño (www.almundodiseño.cl), que se dedica al desarrollo de la comunicación y el diseño gráfico. Empecé con clientes de España, pero cuando se inició la crisis, con mi pareja (el diseñador industrial Luis Montecinos) decidimos volvernos a Chile.
 
¿Tuvieron que empezar de cero?
La verdad es que no fue tan duro, porque teníamos ahorros; ambos pusimos en marcha nuestras propias empresas de diseño, pues Luis también es dueño y socio de su agencia. El terreno se volvió difícil cuando el día del terremoto del 27F ambos fuimos aplastados por un muro enorme y aunque yo me libré, a él se le hizo pedazos una pierna. Esto llevó a que estuviéramos harto tiempo detenidos, preocupados de su rehabilitación. Felizmente hoy está mucho mejor.
 
Y fueron padres…
Es cierto, hace un año nueve meses nació nuestro hermoso hijo Manuel.
 
INCLUSIÓN EN ADAPTA CHILE
 
“Nos hemos encontrado con niños y jóvenes que no conocían la playa, que jamás habían practicado un deporte, ni tenían conciencia de lo que es tener un amigo con el cual compartir una actividad. Una vez que participan todo cambia y esto se traspasa a sus familias. Es un hecho que este tipo de iniciativas hace que las familias se reintegren”, afirma Marcela Mohammad. El directorio de Adapta Chile (www.adaptachile. org) está compuesto por seis integrantes, cada uno a cargo de un área. “Funcionamos con voluntariado rotativo universitario y este año invitaremos a secundarios de tercero y cuarto medio. Para ellos generamos capacitaciones previas, tanto en los deportes como en las necesidades que presentan nuestros alumnos y su trabajo es de tipo dual, es decir uno a uno (monitor-alumno)”, agrega Marcela. Al surf y bodyboard en Playa La Boca de Concón, este año sumaron el trekking alrededor de la Laguna Sausalito, la natación y el buceo en el parque acuático AVIVA y kayak en el humedal de Concón, en actividades que se extienden por dos horas.
 
¿Cuál es tu labor en Adapta Chile?
Me estoy especializando en la educación no formal para personas que presentan discapacidad intelectual y diversidad funcionalidad, en general. De hecho, gracias a la iniciativa de la corporación Adapta Chile, he podido consolidar la vocación en el área y la convicción de trabajar pro activamente por una sociedad realmente inclusiva, sin discriminación, a través de la gestión de proyectos innovadores, que puedan ser sustentables en el tiempo. La mía es una mirada 2.0 de la acción social, antagonista absoluta del asistencialismo y la caridad.
 
¿Por qué asumiste las comunicaciones?
Es debido a mi profesión y a mi especialización en comunicación estratégica y editorial. Me encargo del área comunicacional de la corporación y de los talleres sobre desarrollo de pensamiento divergente, creatividad innovadora, talleres terapéuticos a través de la expresión artística, entre otros. Todos ellos integran la nueva apuesta de Adapta Chile y están en proceso de pilotaje. ¿Cómo subsisten, considerando que todo es gratuito? Nuestro financiamiento, hasta el momento, ha estado cubierto por la postulación activa a fondos públicos y auspicios privados. Nos ha ido muy bien, tanto que, en 2013, pudimos financiar una gira por el norte de Chile donde estuvimos generando clínicas de deportes en las playas de Arica, Iquique, Antofagasta y La Serena. Nuestra gira se nominó Elevando Sueños, Construyendo Oportunidades. Destaco, sí, que ganamos el sello inclusivo, con el cual aspiramos a acceder, a través de la ley de donaciones, a otros modelos de negocios y financiamiento que nos dé
sustentabilidad en el tiempo.
 
¿Qué metas hay para este año?
Este 2014, esperamos poder hacer una gira hacia el sur del país, para lo cual tenemos que juntar recursos, al menos unos seis millones de pesos. Además, nos invitaron del Servicio Nacional de la Discapacidad, SENADIS, para dictar un seminario en todas las universidades de la región, que impartan carreras que tengan algún vínculo con el área, con el fin de crear conciencia y sensibilidad sobre el tema. La idea es poner sobre la mesa el tema de cómo se trabaja hoy con personas con necesidades especiales y discapacidades.

 

 
“Con fondos públicos y auspicios privados, pudimos financiar una gira por el norte de Chile donde estuvimos generando clínicas de deportes en las playas de Arica, Iquique, Antofagasta y La Serena”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+4+5   =