Tell Magazine

Columnas

EDICIÓN | Noviembre 2013

Game change

Por Maximiliano Mills / www.betweencliffsandairports.com
Game change
Esta película dirigida por Jay Roach (2012) está basada en un libro homónimo, con los acontecimientos de la campaña para las elecciones presidenciales de 2008, en torno a la candidata a la vicepresidencia y gobernadora de Alaska, Sarah Palin, y su demoledora influencia en la campaña del senador y candidato a presidente John McCain.
Estoy convencido de que en los últimos cien años ni el comunismo ni el capitalismo han logrado resolver los problemas básicos del ciudadano común. Pero otra cosa es que se utilicen las más
siniestras herramientas de mercadeo político para hacerle creer al ciudadano normal que un candidato a presidente podría mejorar su vida. Y la descripción descarnada y sin filtros que realiza la película Game Change es tan reveladora que te hace sentir más indefenso que nunca frente al producto estrella del nuevo milenio: “el candidato a la medida” ¿Los afroamericanos quieren creer que pueden llegar a gobernar Estados Unidos? Entonces démosle a Obama ¿Las feministas finalmente quieren demostrar que pueden llevar los pantalones en la Casablanca? Encontremos una mujer que las pueda engañar... todo para que los verdaderos poderes del aparataje industrial-militar puedan seguir tranquilos con su vida.
 
Esta película dirigida por Jay Roach (2012) está basada en un libro homónimo, con los acontecimientos de la campaña para las elecciones presidenciales de 2008, en torno a la candidata a la vicepresidencia y gobernadora de Alaska, Sarah Palin, y su demoledora influencia
la campaña del senador y candidato a presidente John McCain. protagonizada por Julianne Moore, Ed Harris y Woody Harrelson. La película se inicia a comienzos del 2008, con los analistas de McCain buscando rápidamente un impactante cambio de estrategia: el reemplazante que atrajese al voto conservador como también al de las mujeres. Buscando en... ¡YouTube! se deciden por Sarah Palin debido a su carisma y tras un análisis muy rápido, ella fue la escogida. Su anuncio como candidata crea el revuelo que los estrategas buscaban, colocándola sobre Obama en las encuestas. Pero en cosa de días, se hace evidente su ignorancia sobre cultura general y asuntos básicos de política. Urgentemente contratan asesores para adiestrarla y entrenarla sobre historia, política doméstica y manejo internacional de crisis. La soberbia de Palin hace que ignore sus consejos. El punto del no retorno ocurre cuando es entrevistada en Tv por Katie Couric, respondiendo barbaridades como “nunca he viajado fuera del país, pero tengo experiencia para manejar nuestra política exterior, ya que desde mi casa puedo ver Rusia”. Aquí se vuelve el mayor objeto de burla para la prensa, siendo la parodia de esta entrevista realizada por SNL el verdadero yunque que termina por hundirla. Memorable es la escena
54 tell.cl Columna cineparalelo.indd 2
Esta película dirigida por Jay Roach (2012)
está basada en un libro homónimo, con los acontecimientos de la campaña para las elecciones presidenciales de 2008, en torno a la candidata a
la vicepresidencia y gobernadora de Alaska, Sarah Palin, y su demoledora influencia en la campaña del senador y candidato a presidente John McCain.
cuando John McCain le pregunta a su jefe de campaña Steve Schmidt: “Stevie-Boy, ¿por qué estoy perdiendo?” Este le responde: “Senador, nunca antes en la historia una campaña política tuvo a un candidato presidencial haciendo el ridículo en YouTube veinticuatro horas al día todos los días”.
Lo que más incomoda de Game Change es que nuestra realidad de cara a la próxima elección presidencial no debe ser tan diferente a lo que se sufrió con Palin. Basta con algunos hechiceros de mercadeo capaz de convencer a millones de incautos de que ha surgido un “fenómeno político” y ya nadie se atreve a cuestionar nada. La forma en que se muestra a Palin siendo instruida para que asuma un cargo aquí en Chile se realiza a la inversa; se adiestra a la candidata opositora a no tener opinión. Mientras en Game Change se muestra la equivocación cometida eligiendo a Palin, también se la retrata como una mujer pujante y dispuesta a aprender contra el tiempo lo necesario para ganar votos. En cambio en este Chile-OCDE, los analistas deciden que mientras menos opine la candidata y se muestre fantasmagórica y sonriente, más posibilidades tiene de llegar a La Moneda.
Esta es una joya de película, por el favor que nos hace en delatar cómo se diseñan hoy día los candidatos que serán más sumisos con los poderes que rigen un país. Pero es inevitable sentirla muy cercana a Chile y preguntarse: ¿si se hiciera una película sobre el diseño de producción tras bambalinas del “fenómeno Bachelet”, cuántas toneladas de decepción surgirían entre los que votaron por ella? Las fortalezas de Palin y Bachelet como supuestos “animales políticos” son tan decepcionantes que llegan a asustar. Terminas la película sintiendo que aún creer en abstracciones como la democracia es lo más cercano a recibir un diploma por ser el embaucado del año. Como cuando te preguntan “¿quiere su hamburguesa con mostaza o kétchup?”.
 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+1+1   =